Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Lun Oct 21, 2019 8:34 pm


COMUNIDAD EN ESPAÑOL DE MACROSS Y ROBOTECH: EXPANSIONES Y DESARROLLO DE JUEGOS, SUBTITULADO DE SERIES Y PELÍCULAS (SKULL TEAM FANSUB), RADIO, TV, SERIES ONLINE, ARTE, VIDEOS, MODELOS 3D Y LA MEJOR INFORMACIÓN DE TUS PRODUCCIONES FAVORITAS.

Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
 ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 2 
Autor Mensaje
Cabo
Cabo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Mar 25, 2010 9:40 pm
Mensajes: 35
Nota ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 2
RICK
Estaba tirado en el piso del living de la casa, ya no me quedaban lagrimas, ya
estaba tan atontado por las palabras de Lisa en su carta que no era capaz de
nada y de pronto como una ráfaga violenta la rabia se apodero de mí, como me
odiaba a mi mismo, como detestaba cada cosa que había hecho, me odiaba más que a
nada en el mundo y cada segundo que pasaba más me percataba de lo desgraciado
que había sido, de lo malvado y cruel que había sido con la mujer que más amo,
con la que a pesar de todo lo malo que le hice me desea el bien, me desea
felicidad y no me odia. ¿Cómo pude haberla dejado escapar? Y por esa perra ¿cómo
pude estar tan cegado? Y ¿qué iba a hacer ahora sin Lisa? ¿qué me quedaba sin
ella?, ¿qué me quedaba sin ella?. Nada, solo quedaba yo y ya no era capaz ni si
quiera de mirarme al espejo, no podía.
Ira, rabia era todo lo que me quedaba, estaba solo y era gracias a mis actos,
nadie había forjado mi destino más que yo.
Lisa, si tan solo me escucharas, pero no lo harías, habías huido esta vez, tanto
daño te cause que te fuiste antes de enfrentarme. Una vez, solo necesito verte
una vez más, pensé y corrí, corrí a toda velocidad a mi vehículo y salí de la
casa.
Conducía por la autopista a toda la velocidad que el vehículo daba y de pronto
comprendí que no sabía donde estabas, que habías decidido huir de mi, que yo te
hacía tanto daño que solo te habías ido y como podía yo ser tan egoísta e ir a
buscarte para verte solo una vez más cuando sabía que mi sola presencia te
hería, te lastimaba, ¿Cómo podía siquiera pensar en seguir haciéndote daño?
Ya te había perdido y ya no me quedaba nada, absolutamente nada y de pronto un
sonido lejano llegó a mis oídos, lentamente llegaron a mi las bocinas del camión
que venia en mi contra a toda velocidad o ¿era yo quien iba hacia él? Ya no lo
sé.

ROY
Mamá se despidió y comenzó a subir al transbordador, una nave antigua que tenía
varios ventanales de observación para los pasajeros, mamá se iba y no había
dicho a nadie su destino, había fijado descenso en cada una de las paradas del
transbordador para despistar. Quería estar sola y había que respetar su
voluntad, después de todo la voluntad de mamá siempre había sido sagrada
Entramos en la parte de observación del centro de despegue, para ver el
transbordador irse, era un domo de cristal situado a unos metros del sitio de
despegue y desde donde se veía claramente la escotilla B-32 donde iría mamá.
Y ahí apareció junto a la ventana cuando los motores hicieron ignición, todos la
miramos y de pronto noté una figura unos pasos más allá, pero no pude ver su
rostro, algo me había llamado la atención de él, pero eso no importaba ahora,
ahora debía despedir a mamá.
Y e pronto la sangre se me heló y me quede paralizado, sin poder respirar ni
moverme, no, no, no......, esto no puede estar pasando, por favor Dios no.
Gritaba dentro de mi cabeza, pero no fui capaz de articular palabra y solo
comencé a correr hacia la salida desesperado
-¡no!, ¡no!- gritaba y hacía señas pero nadie me entendía y de pronto allí, allí
estaba ella con su cabello largo flotando haciéndome señas, la imagen del sueño
y ahora el hombre extraño corría hacia mí, como en cámara lenta y entonces lo
reconocí y traté de correr más rápido y ella seguía allí con su pelo flotante,
haciéndome señas, mamá estaba allí desde su ventana saludándome y yo no podía
correr más rápido y papá me seguía corriendo detrás mío
-¡deténgase! ¡no despegue la nave a va a....-me congelé, me quede paralizado, ya
no había nada que hacer, sentí el calor de la explosión y la fuerza de la misma
me hizo caer al suelo y retroceder unos metros , pero nada me dolía, era
imposible sentir otra cosa que la impotencia que me invadía.

RICK
Vi a Roy correr hacia el transbordador tratando de detenerlo y de pronto una
luz, una luz que me encegueció y cuando abrí los ojos el terror me invadió, se
apodero de cada una mis células y por unos segundos me paralice.
Hasta que de pronto me escuche gritando -¡LISA!, ¡LISA!- y sentí que corría,
corría como loco hasta la nave, tenía que encontrarla. Roy unos metros delante
mío se puso de pie y corrimos frenéticamente hasta la nave, necesitábamos
encontrarla.
El calor era insoportable, pero no importaba, tenía que encontrarla, comenzamos
a remover escombros con Roy, pero algo parecía guiarlo y ahora más que nunca
confié en las habilidades de Roy y rogué porque nos permitieran encontrarla.
De pronto Roy gritó algo así como esta es la sección y me mostró un letrero que
decía B-32 y ambos comenzamos desesperadamente a levantar trozos de hierro
hirviente, trozos que cubrían la zona y de pronto vi un mechón de cabello
castaño claro, mi corazón comenzó a latir aceleradamente, sentía que se me iba a
salir y estaba mareado, muy mareado pero en lo único que podía pensar era en
retirar los escombros, en sacar a Lisa de allí, ni si quiera podía hablar, pero
supongo que lo frenético de mis movimientos alertaron a Roy y los dos comenzamos
a retirar escombros, y de pronto apareció entre ellos el rostro sucio y algo
ensangrentado de Lisa
-¡Mamá!- grito Roy y cayo a su lado, Lisa tardo unos segundos en abrir los ojos
y le sonrío levemente a Roy, en ese instante sentí como si el alma me hubiese
vuelto al cuerpo, como si pudiese volver a respirar.
-te vamos a sacar de aquí mamá, te lo prometo- dijo Roy y se puso de pié. Yo no
tuve el valor de acercarme, no me atrevía. Solo nos miramos unos segundos y
luego volví mi atención a Roy, las piernas de Luisa aún estaban atrapadas bajo
pesadas laminas de hierro, con Roy hicimos todo lo posible por tratar de
removerlas, pero no lo conseguimos
-maldición, maldición, maldición- gritaba Roy desesperado con los ojos llenos de
lagrimas
-ve por ayuda Roy, necesitamos sacar a tu madre pronto de aquí- dije tratando de
calmar a Roy cuadno yo mismo estaba totalmente desesperado
-no la voy a dejar sola- protestó Roy
-yo me quedare con ella- dije
-No- dijo Roy molesto
-Roy- dijo la suave voz de Lisa, más suave que nunca
-mamá, no te dejare sola- dijo Roy
-tú eres más rápido que yo, tú puedes encontrar ayuda más fácilmente-
-no lo haré, no te dejaré solo con mamá-
-estare bien Roy- dijo Lisa
-pero mamá- dijo roy y tomó una de las manos de Lisa
-Roy- dijo Lisa y Roy le dio un beso en la frente
-vuelvo enseguida mamá, estarás fuera de ahí antes de lo que crees- dijo Roy
salió corriendo.
Yo me que de mirando a Lisa mientras Roy corría a toda velocidad a buscar ayuda,
traté nuevamente de quitar la placa que tenía aprisionadas las piernas de Lisa,
pero no conseguí nada, finalmente me agaché a su lado y tomé una de sus manos
-¿qué haces aquí?- me preguntó Lisa tratando de incorporarse
-no te muevas- dije y me saqué la chaqueta y la puse detrás se su nuca
-gracias- dijo Lisa y sonrió
-no iba a dejar que te fueras, tengo mucho que explicarte- dije
-Rick escucha..- dijo Lisa pero comenzó a toser, la tomé en mis brazos para
tratar de ayudarla a sentarse
-te vamos a sacar de aquí, te lo prometo-
-lo sé- dijo Lisa y me miro fugazmente a los ojos y luego aparto su mirada de mí
-siempre te encargas de salvarme-
-porque te amo- dije mientras estrechaba una de las manos de Lisa, ella me miro
a los ojos con sus hermosos ojos verdes abiertos de par en par
-Rick yo sé que me quieres, pero no me amas-
-claro que te amo, siempre lo he hecho, solo que he sido demasiado estúpido,
pero siempre has sido tú la única a la que he amado y cuando salgas de aquí te
lo voy a demostrar- Lisa comenzó nuevamente a toser y esta vez gotas de sangre
emanaron de su boca
-quizas no salga de aquí- dijo ella con una sonrisa amarga
-no digas eso, claro que vas a salir de aquí- dije y la voz se me comenzó a
quebrar y el miedo comenzó a invadirme nuevamente -tú eres una luchadora Lisa y
no te vas a rendir ahora ¿me escuchas- dije y Lisa solo estrecho mi mano
-nos hemos visto en peores situaciones y hemos salido adelante, no me vas a
defraudar ahora Lisa, no te voy a dejar-
-sí que ha sido toda una aventura nuestras vidas ¿eh?-
-y lo seguirán siendo Lisa, Roy ya debe venir con ayuda y te sacaremos de aquí y
vamos a realizar todos los planes que teníamos ¿de acuerdo?-
-los planes que teníamos- dijo Lisa con voz lenta
-vamos a sacarte de aquí y nos vamos a ir a vivir a esa cabaña perdida en las
montañas, nosotros dos y tendremos una gran chimenea- dije y las lagrimas
comenzaron a caer por mis mejillas
-y tendremos perros-
-claro que si y en verano vendrá Roy y nuestros nietos llenaran la casa-
-y les contaremos las aventuras que vivimos juntos-
-siempre juntos Lisa- dije y la mire, Lisa estaba pálida y sus manos cada vez
más frías -Lisa vamos, no, no cierres los ojos, mírame, por favor mírame- dije
suplicándole y ella abrió sus ojos y me miro
-¿por qué lloras?- me preguntó y alzó una de sus manos hacia mi rostro
-porque no quiero perderte, porque no quiero que mueras, porque te amo-
-Rick- dijo Lisa y apartó el cabello de mis ojos
-perdóname Lisa, por favor perdóname, yo..-- dije e hice un puchero -yo no...-
no pude seguir hablando, el llanto me impedía hacerlo
-ya te perdone Rick, te amo demasiado-
-y yo a ti, eres la única mujer que he amado de verdad en toda mi vida- Lisa
solo me miro y se acercó un poco más a mí y susurro algo
-¿qué?- pregunté y me acerque un poco más a su rostro
-abrazame por favor, tengo frío- dijo Lisa y yo sentí el corazón encojerseme
-es el viento del Ártico- contesté y las lagrimas corrían por mis mejillas
-tú sabes que no es el viento-
-sí, es el viento, tú no me vas a dejar, no te puedes morir, tienes que luchar
¿me escuchas?, ¿cómo voy a criar a nuestros nietos yo solo?, ¿a quién voy a
besar en las mañanas cuando despierte?, ¿a quién voy a hacer enfadar solo par
chispas en sus ojos y luego reconciliarme?, ¿a quién le voy a escuchar su
respiración para quedarme dormido?, ¿con quien voy a compartir los pasteles de
chocolate viendo películas antiguas?, no Lisa, tú tienes que vivir, no puedes
morir- Mire a Lisa y las lagrimas habían comenzado a caer pos sus mejillas -soy
yo quien merece morir, soy yo quien debería estar en tú lugar, soy yo quien no
merece seguir viviendo-
-no digas eso-
-pero es cierto-
-Rick- dijo Lisa y sus ojos comenzaron a cerrar-
-no, no, Lisa abre los ojos, no me dejes, ¡por favor no me dejes!-
-no puedo mantenerlos abiertos-
-claro que puedes, tenemos tantas cosas por hacer y sin ti yo ya no quiero
hacerlas, vamos Lisa resiste, ¡POR FAVOR!- grite suplicando y abrazándola más
fuerte
-tienes que cuidar de Roy- dijo ella mirándome a los ojos
-te necesito a ti para hacerlo, él te necesita, por favor Lisa no hables así, no
te des por vencida, no ahora, te amo-
-y yo a ti, te amo y siempre te amare- dijo Lisa y me abrazó
-saldremos de aquí Lisa y yo te voy a cuidar, y voy a estar a tu lado siempre y
te voy a demostrar lo mucho que te amo y vamos a renovar nuestros votos
matrimoniales ¿me escuchas?, vamos a hacer la fiesta del siglo, no mejor haremos
una fiesta intima, con solo nuestros amigos en nuestra casita perdida en las
montañas y ahora si tendremos una luna de miel como es debido y te voy a cargar
hasta nuestra habitación y haremos todos esos ritos que yo no quise hacer ¿qué
te parece? ¿te gusta la idea?- pregunté después de haber besado a Lisa en el
cabello, pero ella no respondió- ¿hasta te sacaré la liga con los dientes? ¿qué
tal suena eso?- dije y mire a Lisa, pero tenía los ojos cerrados
"No, Dios no me hagas esto" rogué y moví un poco a Lisa, pero no respondió -Lisa
despierta, Lisa, ¡por favor abre los ojos!, no me dejes ¡por favor!- la abracé
con fuerza, estaba tan fría, quizás si la abrazó fuerte entonces le dé calor y
abra los ojos -Lisa- traté de decir algo más pero tenía la garganta tan apretada
y los espasmos que me provocaba el llanto no me permitieron seguir hablando,
solo era capaz de llorar y de abrazar a Lisa con fuerza entre mis brazos. Me
estaba ahogando, me sentía afiebrado, dolorido, no podía moverme, respirar, solo
abrazarla, solo llorar y de pronto sentí que alguien me movía, fue necesario que
me sacudiera varias veces para que recién comenzara a escuchar lo que me decían
-señor suéltela por favor, necesitamos examinarla- decía uno de los sujetos, un
paramédico supongo
-no, no, no la voy a dejar-
-Señor, necesitamos atenderla-
-Rick- escuche una voz y una mano me tomo del hombro, era Max y junto con él
estaban Roy y Aurora
Los paramédicos se abalanzaron sobre Lisa en el momento en que la solté y yo me
quedé allí en el piso, paralizado, inmóvil aterrado.
La examinaron durante unos momentos, los que pasaron lentamente ante mis ojos y
de pronto uno miro con temor al otro a los ojos y el otro meneo la cabeza,
entonces retiraron los instrumentos de lisa
-¿pero qué hace? ¿por qué le saca los instrumentos?- preguntó Roy furioso,
acercándose a los paramédicos
-lo siento, ya no hay nada que podamos hacer- dijo uno de ellos
-no, eso es mentira, no pueden dejarla así.- gritó Roy con enfado pero las
lagrimas comenzaron a caer por su rostro
-lo siento, la señora falleció- dijo el sujeto tocando el hombro de Roy
-no, no es cierto- grito Roy y se arrodillo al lado de Lisa -mamá, mamita,
háblame por favor, abre los ojitos, ya llegué con la ayuda mamá- dijo Roy con
una de las manos de Lisa entre las suyas, llorando, hasta que su rostro cayo
sobre el regazo de Lisa
Las palabras de los paramédicos y las acciones de Roy todo parecía en cámara
lenta para mi, todo tan distorsionado "había muerto, Lisa...... había muerto"
¿qué significaba eso? ¿Cómo podía ser eso? ¿Cómo era posible que ella ya no
estuviese más?. NO, no podía ser, Lisa, vamos abre los ojos, se que estas
bromeando, no puedes estar muerta, no, ¡por favor Dios no la mates, no a ella!,
no a Lisa, ¡por favor te lo suplico!.
Me puse de pie por inercia mientras Aurora caminaba hasta Roy
-Roy. Dijo ella y se agacho hasta Roy y puso su mano en el hombro de Roy
-es mentira Aurora, dime que es mentira-
-Roy...-
-no mi mamá, no ella, no puede...- Roy abrazó a Aurora y rompió a llorar
desconsoladamente
-esto no esta pasando Max ¿cierto?- dije y me voltee a ver a Max y por sus
mejillas corrían lagrimas -dime que es una pesadilla-
-eso espero Rick- dijo Max y me abrazó
-no puede haber muerto Max, no mi Lisa, solo esta durmiendo, yo la he visto
dormir y así luce cuando duerme, esta durmiendo Max, Lisa esta durmiendo- dije
abrazado a Max llorando, ambos llorábamos y Aurora abrazaba a Roy y lloraba
junto con él.

RICK
La luz se filtraba entre las cortinas cerradas de la habitación, creando una
penumbra que hacía más pesado aún el aire. A lo lejos se escuchaba el murmullo
de una voz.
-hoy es un día confuso para las fuerzas armadas y para toda la tierra también,
finalmente despegara la nave de ultima generación que llevara la civilización
humana hasta los confines más apartados del universo, pero también hay otra
partida hoy, una que nos llena de tristeza, que opaca estas celebraciones y que
deja un profundo va...- apagué la televisión y el silencio inundó por completo
la habitación, lo único que se podía escuchar era el crujir de mi ropa mientras
me ponía los guantes blancos y tomaba la gorra en mis manos, con la que se
completaba el uniforme de gala. traté de ordenar mi desordenado cabello, pero
que caso tenía, jamás lo lograría, solo me puse la gorra y respire hondo......
Era hora de iniciar la función y lo haría solo por ella, solo por Lisa, ella se
merecía que la despidiera como era debido, con todos los honores y las
formalidades que eran necesarias. Sería la ultima vez que la vería y tenía que
ser como ella se lo merecía, solo por ella yo sacaría fuerzas y sería capaz de
caminar derecho nuevamente, de abandonar la casa y salir al mundo nuevamente.
La iglesia donde se realizarían los funerales estaba llena de los amigos de
Lisa, de los miembros más importantes del consejo y de los representantes de
todos los planetas que formaban parte de la alianza. Afuera estaba lleno de
soldados y de gente común y corriente que la admiraba y quería venir a darle el
último adiós.
Yo estaba sentado en primera fila y unos asientos más lejos estaba Roy, quien no
me había dirigido ni una mirada, estaba sentado junto con Aurora y a mi lado
estaban Max, Miriya, Jean, Vince y Dranin que se había micronizado para venir al
funeral.
El sacerdote realizó el servicio, servicio que no fui capaz de escuchar, luego
hablaron algunos miembros del consejo y unos representantes del ejercito, pero
tampoco a ellos los escuché. Finalmente era mi turno, era mi turno de decir unas
palabras y me puse de pié y comencé a caminar preguntándome ¿qué podía decir?
¿cuáles serían las palabras correctas para darte el ultimo adiós mi amor?
¿Existían esas palabras?.
-Es difícil para mi estar de pié aquí hoy, tratando de despedirme de Lisa,
tratando de buscar las palabras adecuadas, por un lado tengo que despedirme de
Lisa Hayes la almirante general, la encargada de toda la flota y por otro lado
debo despedirme de Lisa Hayes mi esposa, el amor de mi vida.
Creo que me despediré primero de Lisa Hayes, la almirante. La primera mujer en
la historia en ser la primera oficial de una nave SDF, la primera mujer en ser
capitana de una nave y la primera mujer en ser almirante de la flota y la única
persona en ser nominada a ser la comandante en jefe de las fuerzas armadas
interestelares, porque nadie jamás volverá a recibir esa mención. La escuche a
ella decir una vez, que había logrado alcanzar todos estos logros gracias a la
suerte y aun poco de mérito propio. Y yo puedo decir que la suerte no tuvo nada
que ver en esto, Lisa era la mujer más capaz, inteligente, valiente y dedicada
que jamás he conocido, gracias a ella en su trabajo silencioso, sin pretensiones
personales se ganaron batallas que decidieron el futuro de la humanidad, gracias
a su astucia puedo decir que casi todos los que estamos aquí estamos vivos.
Ella dedico su vida a su trabajo, a buscar la paz y he aquí una ironía del
destino hoy nos toca despedirla a ella y su ultimo gran esfuerzo por la paz del
universo, hoy despega el SDF-5, una nave que gracias a ella, a muchas noches en
vela es clasificada como la nave más avanzada jamas puesta en órbita, con una
tecnología que permitirá expandir el mensaje de paz y la raza humana por toda la
galaxia. Y es en honor a ella que esta flota llevara el nombre de the Hayes
Phantom Float- dije estas primeras palabras en calma, disimulando lo mejor pude
el nudo que tenía en la garganta
-Pero ya les he hablado mucho de la Lisa almirante, de la que todos conocemos.
Ahora les hablare de Lisa Hayes, de la mujer. Una mujer como pocas, de las que
al entrar a una habitación la dominaba, hermosisima, dulce y por sobre todas las
cosas de un gran corazón
Son tantas las cualidades de Lisa que podría estar todo un día nombrándolas, los
que tuvimos el placer de compartir con ella siempre la tendremos en nuestros
corazones, siempre estará con nosotros el recuerdo de una mujer que era capaz de
dar la vida por las personas que amaba y de hacer grandes sacrificios por
cumplir los sueños de su seres queridos.
Como podría despedirme de ti Lisa, sin decirte lo mucho que te voy a extrañar,
sin decirte que fuiste el amor de mi vida, el sol que alumbraba mis días y lo
que me daba la fuerza para levantarme, porque nadie como tú existirá jamás que
me haga reír como tú lo hacías, nadie como tú sabe tanto de mi, nadie más es
capaz de compartir mis penas, tristezas y sueños, solo tú tenías ese don de
saberme escuchar y envolverme en paz. Solo tú eras capaz de hacerlo en silencio
y sin palabras, solo con una mirada, nadie como tú me daba protección y me
ayudaba a caminar, nadie más me entendía como lo hacías tú, son tantas las cosas
que voy a extrañar de ti, tantas -dije y voz comenzó a quebrarse, el nudo que
tenía en mi garganta se hacía más apretado a cada palabra -no puedo despedirme
sin pedirte perdon por todos los errores que cometí, por haberte causado todo el
dolor que te cause, por no haber valorado como debí todas las cualidades que
tenías, porque con cada discusión que teníamos tú me hacías crecer, me abrías un
nuevo mundo y yo nunca supe sacarles todo el provecho que ellas encerraban.
Fuiste tantas cosas a la vez para mi, fuiste mi mejor amiga, mi compañera, mi
pilar, mi fuerza, mi amor y yo cometí tantos errores, me caí tantas veces, pero
tú siempre estabas allí, levantándome, ayudándome....., perdonándome ....., pero
ya no estas- dije en medio de un puchero
-ya no estas y me dejaste tantos sueños sin cumplir, tantas ilusiones sin
realizar, que sin ti ya no quiero hacerlas, porque sin ti no tienen sentido, sin
ti a mi lado ya no importan. Me dejaste con tantas cosas guardas que nunca fui
capaz de decirte y no sabes como me arrepiento, porque nunca te dije lo mucho
que significabas para mi, lo mucho que importabas y sé que no sirve de nada
decirlo ahora, que ya es muy tarde- dije y mi vista era borrosa a causa de las
lagrimas que me invadian, tenía que terminar luego de hablar porque no sabía si
sería capaz de resistir de pié todo este dolor
-y ciertamente no quiero despedirme de ti, no puedo aceptar que ya no estés
entre nosotros, no puedo aceptar que te hallas ido, me duele- dije y di una
pausa para tomar aire -me duele demasiado, es un dolor profundo aquí en el pecho
cada vez que abro los ojos por la mañana y no te veo a mi lado, cada vez que
pienso que no volveré a ver tus hermosos ojos verdes, que jamás volveré a
escucharte reír, me duele y no puedo aceptarlo, jamás me voy a resignar al hecho
de que te hallas ido, que no estés aquí a mi lado, porque siempre, en todo lo
que me plantee en la vida, en todos los sueños que tenía tú estabas allí,
siempre los dos, siempre juntos y ahora estoy solo yo y no sé como seguir
adelante solo
-te voy a extrañar mas de lo que jamás te imaginaste, no hay momento en que no
piense en ti y siempre, siempre .... te voy a amar- dije y las lagrimas
comenzaron a caer -siempre serás el amor de mi vida, mi único verdadero amor y
cada vez que mire las estrellas, esas estrellas que siempre amaste, veré en ella
tus ojos, algún día nos reencontraremos y yo solo voy a vivir para ese momento,
perdóname por todos mis errores y espérame donde sea que estés, porque te voy a
encontrar tarde o temprano nos vamos a reunir, porque ni la muerte será capaz de
separarnos. Te amo y siempre te amare- dije y baje del estrado sin mirar a
nadie, ni si quiera me molesté en secarme las lagrimas que caían por mis
mejillas. Me senté nuevamente y entonces sentí una mano en mi hombro, era
Miriya, ella solo me miró, con sus ojos llenos de lagrimas y luego tomó la mano
de Max.
La ceremonia termino y era momento de llevar el ataúd de Lisa a la carroza para
llevarlo al cementerio, me puse de pie, lentamente, tratando de retrasar lo más
posible el momento. Pero todo plazo se cumple. Me coloque delante, al lado
derecho del ataúd, frente a mi estaba Roy, quien sin siquiera mirarme levantó el
ataúd, detrás mío estaba Max y frente a él Vince, detrás de Vince estaba Bela,
quien había insistido en cargar el ataúd de su hermana y su amiga y frente a
ella estaba Dranin. Subimos el ataúd a la carroza y luego nos dirigimos al
cementerio.
Una vez allá un sacerdote dio la ultima bendición y todos nos quedamos allí de
pié, expectantes, sin saber que hacer, sin querer hacer lo que correspondía, lo
que se tenía que hacer, ninguno de los presentes quería decirle adiós.
Finalmente Roy camino hasta el ataúd y se arrodillo frente a él
-adiós mamita, te voy a extrañar tanto, te quiero, te quiero mucho- dijo Roy y
comenzó a llorar -siempre te voy a recordar, siempre estarás en mi corazón- dijo
Roy cuando estuvo más clamado y finalmente agregó -adiós- y se puso de pié con
la ayuda de Aurora
Ya todo estaba dicho y había que hacer lo que correspondía. Pero yo no tenía
fuerzas de ver lo que sucedía, no pude ver cuando el primer puñado de tierra
cubrió el ataúd de Lisa, miré a lo lejos y vi que Roy tampoco era capaz de
presenciar la escena, él había apretado fuertemente la mano de Aurora y apoyado
su cabeza en el hombro de ella, casi todos los presentes tenían lagrimas en sus
ojos, habían tantas personas. Cuando el ataúd estuvo finalmente cubierto las
personas se comenzaron a acercar a mí y a despedirse, entre los más afectados
estaban Jack, Karen, Jenssen, Bela, Scott, Marleen, todos nuestros amigos tenían
tanta tristeza en sus ojos. Después de despedirme de todos ellos me acerqué a
Roy, quien estaba rodeado de un grupo de jóvenes oficiales, reconocía algunos de
ellos, estaba su comandante de escuadrón, Dranin, Anderson su copiloto, la
primera oficial del SDF-5 y su mecánico, para cuando llegué a su lado todos los
jóvenes se retiraron y solo quedo Roy
-Roy- dije temerosamente
-almirante- dijo él casi con desprecio
-tenemos que hablar-
-no tengo nada que hablar con usted almirante- dijo Roy y comenzó a alejarse de

-Roy este no es el momento para comportarse así- dije y Roy se dio vuelta
enseguida y me miro a los ojos con furia
-no me hable usted de cómo debo comportarme -dijo Roy y se acercó más a mi -de
todas las personas que existen usted es la con menos derecho a hablar de cómo
comportarse
-sé que estas molesto conmigo por lo que sucedió-
-yo no estoy molesto con usted, yo estoy furioso, yo jamas lo voy a perdonar por
lo que paso-
-Roy sé que cometí un error, pero soy un hombre..- decía pero Roy me interrumpió
-yo también soy un hombre y jamás le hubiese hecho eso a la mujer que amo, sabe
lo que es usted, usted es un ca..- iba a decir Roy pero se quedó callado
repentinamente -me voy a quedar callado, pero solo por respeto a mi madre, solo
porque a ella no le gustaba que yo lo insultara-
-cometí el peor error que pude haber cometido, pero mis sentimientos hacia tu
madre siempre fueron los mismo, yo siempre la ame-
-podra engañar a otras personas pero a mi no, su discurso fue muy bonito, pero
yo no le creí ni una sola palabra, yo no soy como mamá, a mi no me puede
manipular ni usar a su antojo, sabe cual fue el gran error de mamá, mamá lo
amaba demasiado por eso perdono cada uno de sus errores, pero yo no lo voy a
perdonar, usted para mi dejo de existir, usted se ha transformado en un perfecto
desconocido para mi-
-no puedes ser tan injusto- dije dolido por las palabras de mi hijo
-hasta el momento he sido respetuoso con usted almirante, y eso es todo lo que
usted es para mi, un almirante mas, todo otro tipo de relación entre nosotros
dejo de existir, yo lo desprecio y no voy a seguir aguantando su presencia,
usted hizo sufrir a mi madre mucho más de lo que cualquier ser humano merece,
usted se encargo de hacer infelices los últimos días de su vida y por eso yo
nunca, escúcheme bien, nunca lo voy a perdonar y no tengo por qué seguir
hablando con usted, quédese aquí interpretando el papel de viudo dolido para el
resto de la multitud, veremos cuando dura su actuación hasta que no corra
nuevamente a revolcarse con esa perra, después de todo ahora ya no queda nada
que se lo impida, siga actuando- dijo Roy y se fue.
Todos comenzaron desaparecer y yo me quedé allí solo sentado, mirando la tumba
de Lisa, no quería irme, no quería dejarla. Sabía que si me iba, aceptaría el
hecho de que ella había muerto y no quería hacerlo, no podía aceptarlo, no podía
asumir que ya nunca volvería a estar a su lado, necesitaba quedarme aquí.
Sentí una mano en mi hombro, pero no aparté la mirada de la tumba de Lisa
-Rick vamos- dijo Max
-déjame solo- le contesté frío
-sé que es difícil, pero será mejor que descanses hoy a sido un día muy duro
¿por qué no nos vamos?-
-te dije que me dejaras solo- dije molesto
-Rick no seas porfiado, será mejor que nos vayamos-
-vete, déjame solo- grite poniéndome de pié votando la silla en la que estaba
sentado -déjame solo con mi esposa-
-Rick- dijo Max temeroso
-¿qué parte no entiendes? Quiero estar solo con ella, vete- grite nuevamente
dándole la espalda.
Finalmente Max se fué y yo me quede allí de pié y cuando no quedó nadie me dejé
caer al lado de la tumba de Lisa y comencé a llorar nuevamente.

ROY
Estaba mirando el bosque donde se encuentran las ruinas del SDF-1, sintiendo la
fría brisa del Artico contra mi rostro cuando de pronto sentí una suave mano
sobre mi hombro
-sabía que te encontraría aquí- dijo Aurora
-era el lugar favorito de mamá-
-se supone que aquí están las ruinas del SDF-1-
-así dicen- dije y volteé para ver a Aurora
-¿cómo estas?-
-he estado mejor- dije y trate de evitar su mirada
-pensé que habías viajado con tu escuadrón a los anillos de Saturno, en la
misión Daedaleus-
-supongo que perdí el avión-
-¿estas pensando en renunciar?- me preguntó ella con preocupación
-no lo sé, es solo que no estoy listo para volar, no aún- dije y Aurora tomó
delicadamente una de mis manos
-no me imagino por lo que estas pasando Roy, pero si de algo te sirve puedes
contar conmigo para lo que quieras, siempre estaré aquí-
-gracias- dije y tomé las manos de Aurora entre las mías y nos miramos a los
ojos por unos segundos y luego ambos bajamos la mirada tímidamente
-¿has visto a tu pare?-
-no y no quiero hablar de él-
-Roy no puedes eludir el tema para siempre-
-si puedo-
-Roy- dijo Aurora y su suave voz dejaba entre ver un reproche
-él es el culpable de todo esto, si no fuera por él...-
-no puedes ser tan duro con él Roy, después de todo es tu padre-
-pero es la verdad-
-él ya se esta castigando lo suficiente como para que tú lo castigues también-
-esta cosechando lo que sembró-
-como se nota que no lo has visto-
-¿proqué lo dices?- pregunté algo preocupado
-los años se le vinieron encima Roy, está ausente la mayor parte del tiempo,
deberías ir a verlo-
-no iré-
-es lo único que te queda-
-entonces prefiero estar solo- dije testarudamente
-es el único que puede entender lo que te pasa, él sabe como te sientes-
-no Aurora, él no lo sabe- le contesté enfadado -él jamás amó a mi mamá, así que
no tiene la menor idea de cómo me siento-
-no seas injusto Roy, tú sabes que eso no es cierto-
-no voy a seguir hablando de esto contigo- dije y comencé a caminar furioso
hacia mi vehículo
-se lo prometiste a tu madre- me dijo Aurora y me quede paralizado
-le prometiste a tía Lisa que intentarías hacer las paces con él- continuó
Aurora.
Quise contestarle algo a Aurora, sus palabras me habían puesto furioso, pero me
contuve, me mordí la lengua y solo seguí caminando hasta mi vehículo, al cual me
subí dando un gran portazo.
Conduje durante largo rato tratando de aclarar mis ideas, pero no conseguí mucho
y de pronto me encontré en la casa de mis padres, entré y el solo hecho de
cruzar la puerta me oprimió el corazón. Los recuerdos de mi madre parecían
invadir todo el lugar, era como si pudiese escuchar su voz, su risa, pero todo
era una ilusión, mamá se había ido.
Y entonces note el olor enrarecido de la casa, olor a encierro, el aire estaba
viciado, las luces apagadas, la sala era un completo desastre, habían varias
botellas tiradas en el piso y fotos por todas partes junto con anuncios de
periódicos y otras cosas. De pronto me llamó la atención un sonido y camine
hasta la habitación de mis padres, al cruzar la puerta vi en la pantalla
imágenes de mi mamá, era un vídeo casero que papá nos había hecho durante
nuestras primeras vacaciones en la Tierra. Los ojos se me llenaron de lagrimas y
traté de encender la luz, solo logré tenerla encendida unos segundos
-apágala- me grito una voz débil pero intimidante al mismo tiempo, que luego
reconocí como la de mi padre
-no sabía que estabas aquí- dije con voz neutral
-¿qué haces aquí?-
-pasaba por la casa- dije y camine un poco más en medio de la oscuridad para
tratar de decifrar donde estaba mi padre
-no deberías estar volando la misión daedalaus-
-perdí el avión- dije y entonces vi a mi padre, sentado en el piso con una
botella en la mano, dándome la espalda y entonces agregué -no deberías beber
tanto-
-me sorprende que te importe-
-no me importa lo que hagas con tu vida- dije duramente
-es una forma de tratar de olvidar, pero nada resulta-
Me quedé en silencio, no supe que contestarle, ciertamente yo también había
recorrido al alcohol para mitigar el dolor pero solo lo había hecho más grande
-siempre tuvo esa tristeza en los ojos- dijo de pronto mi padre tomando una de
las fotos de mamá que había a su lado
-quizás porque sabía que el hombre con el que estaba casada no la amaba
-siempre la amé, pero ella parece que jamás entendió lo mucho que significaba
para mi-
-porque siempre tuvo miedo de que la dejaras por otra, como finalmente lo
hiciste-
-yo jamás dejé a tu madre- dijo mi padre y antes que pudiese darme cuenta me
tenía tomado por el cuello de mi chaqueta -esa perra de Graham jamás significo
algo para mí, la única mujer a la que he a amado es a tu madre ¿te quedo claro?-
me dijo con furia y entonces gracias a los destellos de la televisión pude ver a
mi padre, estaba demacrado con los ojos rojos y unas ojeras enormes, estaba
notoriamente más flaco y las canas parecían haberse apoderado de su cabello, se
veía cansado, dolido, parecía un alma en pena. Finalmente me solté de sus manos
-¿no crees que un poco tarde para decir eso?- dije mirando desafiante
-vete Roy- contestó mi padre con voz cansada
-como quieras, si estoy aquí es porque se lo prometí a mamá, le prometí que
trataría de hacer las paces contigo, pero no puedo, ni si quiera por ella-
-ya lo sé, para ti no soy más que un cerdo-
-cerdo es poco, créeme, tengo muchos apelativos para ti, lo que le hiciste a
mamá no tiene perdón, ella te entregó toda su vida y tú, tú debiste ser el
que...- no pude continuar
-anda dilo, yo debí ser el que muriera en el atentado, ¿no es eso lo que ibas a
decir?- dijo mi padre desafiante
-sí- le conteste
-¿y crees que no deseo eso todos los días?, ¿crees que yo no quisiera que Lisa
estuviese aquí viva?- dijo mi padre y se puso de pié y me miro a los ojos, con
sus ojos llenos de lagrimas - yo era quien merecía morir, yo debería estar
muerto, no ella y no hay momento en el que no me culpe de su muerte, no hay
momento en el que no me odie-
-Yo solo lo quede mirando, el dolor de sus palabras parecía tan honesto y sus
ojos tan tristes. Pero no, yo no caería en sus trucos como lo había hecho mamá,
a mi no me engañaría. Son solo lagrimas de cocodrilo, es la culpa lo que lo hace
llorar, nada mas ¿cierto?, me pregunté
-pues tú el que esta vivo, te lo merezcas o no-
-se muy bien que no me merezco estar vivo y espero que no sea por mucho-
-¿qué quieres decir?- pregunté algo incomodo
-que preferiría estar muerto-
-pues si sigues bebiendo de esa manera tu deseo se va ha cumplirá-
-lo único que quiero es morirme para estas a su lado, sin ella no me queda nada
por que vivir- dijo mi padre con una voz apagada, una voz que reflejaba más que
tristeza y se dejo caer nuevamente al piso, se sentó apoyando su espalda en la
cama y con una mano sujetaba la botella mientras que con la otra se tapaba la
cara -es lo único que deseo, mi único deseo es morir para estar a su lado otra
vez-
Yo me quede allí de pie sin saber que decirle, sus palabras me habían provocado
un nudo en la garganta
-ella siempre fue la fuerte de los dos y sin ella yo no soy nada, sin ella no me
queda nada, solo me quedas tú y sé que me odias y sé que jamás me vas a perdonar
y como te voy a pedir que lo hagas si ni yo soy capaz de perdonarme- continuó mi
padre
-yo no te odio- dije finalmente mirándolo, pero aún de pié
-si lo haces, lo veo en tus ojos y créeme te entiendo, finalmente tu madre era
lo único que nos unía-
-no te odio, no sé si algún día te pueda perdonar por le que le hiciste a mamá,
pero no te odio, es como ella dijo eres mi padres después de todo- dije y me
senté lentamente a su lado -eres lo único que me queda- dije y mi padre se
volteó para mirarme a los ojos
-tú también eres lo único que me queda- dijo mi padre y ambos guardamos silencio
y perdimos la mirada en las imágenes de la televisión donde aparecía mamá.

RICK
-Hola Lisa, ¿cuánto tiempo ha pasado ya? - dije depositando las flores que había
traído -poco más de tres años desde que vi por ultima vez tus hermosos ojos
verdes y cada día parece que extraño más que el anterior, sé que suena como una
frase de canción pero tú eras el aire que yo respiraba y ahora que no estas no
hay aire en este mundo que yo pueda respirar. Y aunque todos piensen que yo soy
ese gran héroe, esa persona valiente no soy más que un cobarde, que no ha sido
capaz de hacer lo necesario para estar a tu lado. Pero finalmente supongo que
quedarme aquí solo es mi castigo, es la forma que el destino eligió para que yo
pagara todo lo malo que te hice, para pagar el dolor que te cause. Como dicen,
todos los pecados se pagan en la tierra y yo estoy pagando con el estar vivo los
míos, estoy vivo porque se supone que si uno respira y se mueve esta vivo, pero
yo deje de existir en mismo momento en que tú partiste, ahora solo estoy
sobreviviendo. Pero espero que tarde o temprano nos reencontraremos, que nos
volveremos a ver y estaremos juntos, pero supongo que tendré que esperar- decía
y una voz a lo lejos me interrumpió
-supuse que te encontraría aquí padre- dijo la voz de Roy
-las cosas están mejor entre nosotros no te preocupes- dije antes de que Roy
llegase a mi lado
-¿llegaste hace mucho?- me preguntó Roy
-llegamos hace poco- dije y luego volví a mirar a la tumba de Lisa -debo decirte
algo Lisa, en estos últimos meses apareció alguien que me ayudado a sobrellevar
tu ausencia, ella de alguna forma me ha ayudado a volver a vivir, a tener
nuevamente ganas de levantarme y a pesar de que nos estamos recién conociendo
ella se a convertido en una persona muy importante en mi vida- dije y retrocedí
unos pasos y vi una mueca en el rostro de Roy -vino hoy hasta aquí y yo siento
que es correcto presentártela, que te lo debo, quizás ella me ayude a cumplir
algunos sueños que dejamos inconclusos y definitivamente ella se ha robado una
parte de mi corazón - dije y di una pausa -te presento a Elizabeth Katherine
Hunter, nuestra nieta- dije sonriendo y poniendo una mano en el vientre de
Aurora
-decidimos ponerle ese nombre en honor a usted tía- dijo Aurora sonriendo y
mirando a Roy, quien la miraba con los ojos entre cerrados
-el sol me esta matando, no veo nada- dijo Roy
-y sera la niña mas maravillosa del mundo- dije
-del universo padre, del universo- dijo Roy -la trajimos para que la conocieras
mamá, solo hoy nos dijeron que era una niñita y decidimos inmediatamente
llamarla Elizabeth-
-tío Rick esta demasiado contento desde que se enteró que sería niña- dijo
Aurora
-si hubiese sido niño estaría igual de feliz Aurora- dije, pero no logre sonar
muy convincente
-lastima que no podrá enseñarle a volar tío- dijo Aurora
-claro que sí, que sea niña no tiene nada que ver, ya veras cuando tenga edad
suficiente la sacare en mi avión a pasear-
-perdoname padre, pero seré yo quien la saque a pasear-
-oh no hijo, yo tengo más experiencia que tú-
-sí pero yo soy su padre, y debo ser yo quien la saque-
-y yo soy su abuelo y yo no suelo estrellar los aviones que me pasan- le
contesté divertido, pelear con Roy es tan parecido a como era pelear con Lisa
-eso no tiene nada que
ver.................................................................

FIN
Nota del Autor: Imagino que ahora que terminaron de leer todo el fanfic
muchos estarán muy tristes con el final que le di y quizás algunos hasta me
odien, pero lo siento así soy yo. Y fue el final que sentí era
el mas apropiado.


Mar May 18, 2010 8:58 pm
Perfil
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 14, 2010 2:58 pm
Mensajes: 82
Nota Re: ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 2
Está bien! No todo tiene que terminar como en un cuento de hadas. Lo importante es contar una historia y mostrar sentimientos como lo hiciste.

Tardé bastante en leerlos porque la facultad me estuvo matando, je. Enki, te voy a hacer una pequeña crítica y es por el tema de las notas antes de los capítulos. No me parece que haya que preparar al lector puesto que lo que busca cualquier escritor es que le llegue determinado sentimiento o sensación a quien lee su obra. Lo logra con cada palabra elaborada y finalmente con la obra ya completa. De todos modos es mi opinión. Generalmente no estoy a favor de relacionarse tan estrechamente con el lector.

_________________
Imagen

"Si nuestro portaaviones cae, el combustible será lo de menos..."


Dom Jun 06, 2010 4:40 pm
Perfil
Coronel
Coronel
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 27, 2009 1:13 am
Mensajes: 530
Nota Re: ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 2
gracias por compartirlo!

_________________
Ne Obliviscaris!


Lun Jun 07, 2010 7:46 pm
Perfil
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Ago 21, 2009 3:23 pm
Mensajes: 126
Ubicación: trelew-Chubut-Patagonia-Argentina
Nota Re: ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 2
Pufff, lo lei todo, describis muy bien las situaciones, los gestos, sos bueno sabelo!..Ahora, que historia triste je je...pone un aviso (No leer si esta atravezando un mal momento o perdida afectiva) ja ja ja.
Te felicito y no te odio quedate tranquilo ja ja.
Ahora la pregunta...por te tanto odio de muchos hacia Sue Graham???..Me perdi alguna parte de la serie a parte de la que aparece en Genesis Climber Mospeada????..je je..
Si bien la mina tiene cara de perra sin sentimientos nadie la quiere jaja

_________________
Imagen Imagen


El avion no debe ser Tratado con Rudeza, debes tratarlo como una pluma o una virgen
D.D. Ivanov


Jue Jul 01, 2010 5:19 pm
Perfil


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 4 mensajes ] 

No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro