Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Dom Sep 22, 2019 1:04 pm


COMUNIDAD EN ESPAÑOL DE MACROSS Y ROBOTECH: EXPANSIONES Y DESARROLLO DE JUEGOS, SUBTITULADO DE SERIES Y PELÍCULAS (SKULL TEAM FANSUB), RADIO, TV, SERIES ONLINE, ARTE, VIDEOS, MODELOS 3D Y LA MEJOR INFORMACIÓN DE TUS PRODUCCIONES FAVORITAS.

Responder al tema  [ 10 mensajes ] 
 "El explorador" Capítulo 10 (El final) 
Autor Mensaje
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 14, 2010 2:58 pm
Mensajes: 82
Nota "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Capítulo 10: La canción del sacrificio.

Desde su mansión Owen Ford observaba y analizaba todo lo que sucedía en la ciudad. Podía ver a Milia combatiendo hábilmente con una infinidad de escuadrones interesados en eliminarla; a Maximilian Jenius patrullando personalmente junto a un grupo de soldados las calles de la ciudad y dirigiendo todo desde allí; y diversos enfrentamientos en distintas zonas del espacio urbano. Desde su lugar se veía un panorama repleto de fuego, explosión y muerte. El silencio jamás se presentaría mientras perdurara el eco de los combates y la resonancia de sus consecuencias. El gran empresario se sentía aún seguro a pesar de todo lo que sucedía. Consideraba que tener a Tammuz trabajando para él era algo que le permitiría seguir un camino tranquilo hacia su objetivo de siempre.

Owen: - ¿La has visto? ¿Qué te parece? –
Tammuz: - ¿Milia? Es excelente. Su precisión, sus movimientos, su lectura del combate. Todo parece hacerlo muy bien. –
Owen: - Sí… ¿crees poder vencerla? –
Tammuz: - Con mi vehículo no habrá ningún problema. –
Owen: - Tuve la suerte de verlo. ¿De dónde lo sacaste? –
Tammuz: - Un conocido de General Galaxy me debía un favor… -
Owen: - Sólo espero que estés concentrado si llegamos a depender de su uso… -

En otro lugar de la ciudad donde momentos antes se amenazaba y atacaba la libertad de los ciudadanos se encontraba una importante cantidad de soldados y reclutas con el objetivo de garantizar la seguridad de los prisioneros. Allí, las ideas y las decisiones afectarían directamente el futuro, modificando un destino trágico por otro aún más especial.

Kinryu: - ¡Ey, tú! Baja de ese VF. A partir de ahora sigo yo. –
Gamlin (obedeciendo): - Eh… sí. –
Miho: - ¡Kinryu, espera! Llévame al puente. –
Kinryu: - Lo siento. Hay una batalla allá afuera y debo ayudar… ¡destrozando al enemigo! –
Miho: - ¡No todo se arregla con violencia! Llévame al puente y desde allí podré desactivar a los VFs enemigos. –
Kinryu: - ¿Realmente puedes hacerlo? ¡Es una excelente noticia! Está bien señorita, yo la llevaré. –

El guerrero y la operadora, siguiendo el plan, se subieron al VF que estaba utilizando Gamlin y salieron del lugar lo más rápido que pudieron. El discípulo de Milia se quedó junto a Sin mientras esperaba la llegada de vehículos militares terrestres.

Sin: - Gamlin, creo que todavía no me has explicado dónde estabas la noche en que íbamos a enfrentarnos en el simulador. –
Gamlin: - No había ningún entrenamiento. Debía encontrar una forma de sacarte de esa casa. –
Sin: - ¿Por qué? –
Gamlin: - El padre de Sally está detrás de todo esto. Esa noche iba a mandar a un grupo de hombres para matarte. En realidad, iba a matar a cualquier persona que estuviera junto a su hija aquel día. Luego la llevaría a ella a un lugar alejado de todo esto para mantenerla a salvo. –
Sin: - ¡¿Y por qué te preocupaste por mí?! ¡¿Por qué no sacaste a ella de ese lugar?! –
Gamlin: - ¿Ves lo que sucede afuera? Hay una enorme batalla y necesitamos hacer uso de toda la ayuda con la que se pueda contar. Eres un excelente piloto y tenerte de nuestro lado es mejor que tenerte muerto. –
Sin: - Sigues sin explicarme por qué no ayudaste a Sally. –
Gamlin: - ¡Ella está bien! Escúchame Sin. Hace 35 años un grupo de científicos contrarios a las Naciones Unidas intentaron crear un dispositivo que pudiera ser utilizado para controlar el clima. Fracasaron pero su dispositivo logró tener otro tipo de función. Podía ser utilizado para alterar el humor de las personas. Muchos años después, estos científicos fueron contratados por Owen Ford. Perfeccionaron el dispositivo… y lo trajeron a esta ciudad. –
Sin: - Y Sally se dio cuenta… -
Gamlin: - Exacto. Algo que le dijiste esa noche le llamó la atención. Luego se puso a investigar y averiguó todo. Para cuando los hombres de su padre llegaron a la casa, ella ya había escapado.–
Sin: - ¿Y dónde está ahora? –
Gamlin: - Me mandó un mensaje contándome todo y diciéndome que se dirigía hacia un edificio que corresponde al multimedios de su padre. Cree que allí se encuentra el dispositivo… y piensa que fue eso lo que borró tu memoria durante el viaje hacia esta parte de la galaxia. Pero no eras el objetivo… -
Sin: - ¡Era Maximilian! –
Gamlin: - Exacto. Es lo que ella cree. En ese momento probaron el aparato para ver si funcionaba. De alguna manera la misma señal llegó a ti pero afectándote de distinta forma. –
Sin: - Y en otro momento se les fue la mano… devolviéndomela. Pero Gamlin… Sally puede estar en peligro… -
Gamlin: - Sí, es cierto. Vayamos por tierra en uno de los vehículos. –

El explorador y el joven recluta se subieron a una de las camionetitas de guerra que habían llegado de distintas dependencias de escuelas militares para colaborar con las fuerzas contrarias a Ford. El vehículo terrestre estaba equipado con una poderosa ametralladora en su parte trasera. Sin se había hecho cargo de ella mientras Gamlin conducía hacia el edificio donde Sally le había dicho que estaría. En el trayecto, el explorador mardook pudo darse cuenta que el calabozo estaba conectado a un camino subterráneo que lo llevaba a una zona despoblada de la ciudad. Ya en un espacio típicamente urbano, podía sentirse la batalla en cualquier lado en el que se mirara: Milia resistía con inteligencia y capacidad los incesantes ataques de los escuadrones mandados por Maximilian; Sin ya había comenzado a responder con disparos los violentos mensajes que recibía de las fuerzas enemigas; soldados aliados y enemigos se movilizaban por todas las calles atacándose entre sí para obtener el control de los distintos sectores. El ambiente que se respiraba estaba lleno de humo, fuego, destrucción y suciedad. Contrastando con ese panorama se encontraba el edificio donde debía estar Sally. Una vez que Sin y Gamlin consideraron estar lo suficientemente cerca de la construcción, descendieron del vehículo con la idea de ingresar al mismo haciendo uso de la fuerza. Para esto, el explorador y el recluta contaban con escopetas y estaban dispuestos a utilizarlas si lo consideraban necesario.
Justo en el momento en el que estaban ingresando, ambos pudieron escuchar en las calles la marcha de tres vehículos terrestres. Uno de ellos era un coche deportivo conducido por una sola persona. Los otros dos eran vehículos de guerra repleto de soldados aliados a Ford.

Gamlin: - ¡Es el capitán! –
Sin: - ¡Busca a Sally! Yo me quedaré aquí. Llévate mi escopeta. –
Gamlin: - ¡Debemos luchar! –
Sin: - ¿Luchar contra todos ellos? ¡Entra y busca a Sally! –
Gamlin: - ¿Tú que harás? –
Sin: - Me rendiré… ¡apúrate! –

El recluta tomó la escopeta de su extraño aliado y obedeció su pedido ingresando al edificio. Escondido detrás de una de las paredes pudo observar el momento en que los soldados de Maximilian descendieron de sus respectivos vehículos y descargaron sobre Sin una serie insoportable de golpes.

Max: - Podría matarte en este momento… -
Sin: - Pero no lo hará… -
Max: - No. Me has provocado muchos dolores de cabeza como para terminarlo de una forma tan sencilla. Prefiero continuar lo que una vez no nos permitieron seguir… -
Sin: - ¿Te refieres a la batalla en el espacio? ¡Esa vez casi me matas! –
Max (riendo): - Fue muy divertido. No podías escapar de mí. –
Sin: - ¿Eso es lo que quieres? ¡Una absurda batalla en el espacio para terminar matándome de todas formas! –
Max (susurrando): - Si aceptas el duelo ignoraré que ese estudiante ha ingresado a un edificio sin permiso y dejaré que siga con lo que está haciendo. ¿Acaso… hay alguien más allí? –
Sin: - Es extraño… pero cuando te conocí no me parecías tan despreciable… -
Max: - ¿Y bien…? –
Sin: - ¡Está bien! Acepto…
Max: - Sube al coche. Si intentas hacer algo ya sabes lo que pasará con tu amigos. Ustedes, soldados, sigan patrullando las calles… y no entren a este edificio a menos que se los ordene… -

Gamlin observó el momento en el que Sin subía al vehículo de Maximilian y partía junto a él hacia el hangar del Battle 7. Decidido a obedecer el pedido del mardook siguió caminando por los pasillos del edificio con el objetivo de encontrar a Sally. Luego de varios minutos de búsqueda una voz rompió el silencio a través de los distintos altavoces del edificio.

Sally: - Gamlin… -
Gamlin: - ¡Sally! ¿Dónde estás? –
Sally: - Si me estás hablando deja de hacerlo ya que te veo a través de las cámaras de seguridad y no puedo escucharte. No hay nadie en el edificio. Creo que se fueron todos a la mansión de mi padre. Sube por el ascensor al último piso y ve hacia la puerta grande. Te espero allí. –

El habilidoso recluta avanzó rápidamente hacia el ascensor y, siguiendo las instrucciones, se dirigió hacia el piso más alto del edificio. Una vez allí se movió hacia la puerta grande y ésta llevaba a una sala que tenía el panel de control de todo el edificio. Sally se encontraba allí buscando domar al complejo aparato tecnológico.

Gamlin: - ¿Sally? –
Sally: - ¡No sé qué sucede! El dispositivo se encuentra aquí pero no puedo desactivarlo. –
Gamlin: - ¿Realmente ese aparato tiene controlado al capitán? –
Sally: - Por lo que puedo ver fue el único objetivo. El año pasado mi padre había colaborado con mucho dinero en pruebas para una posible modificación del YF-21. El capitán participó en una de las pruebas para motivar a los técnicos. El problema es que la identidad de sus ondas cerebrales quedó registrada y eso permitió individualizar el objetivo del dispositivo para controlar la mente.–
Gamlin: - ¿Pero cómo funciona? ¿Hace una especie de lavado de cerebro? –
Sally: - No pude estudiarlo a fondo pero creo que altera el humor de la víctima de acuerdo a lo que ve. Podría, por ejemplo, hacer que sintiera enojo cada vez que te viera. Eso podría provocar que yo considerara matarte para terminar con esa fea sensación. En el caso del capitán creo se ha asociado la imagen de mi padre a una sensación más agradable. Por eso defiende su gobierno. –
Gamlin: - ¿Cómo estás con lo de tu padre? –
Sally: - Como si pudiera estar bien con eso. ¿Qué pasó con Sin? Pensé que iba a venir contigo. –
Gamlin: - Estaba conmigo pero justo apareció el capitán con un grupo de soldados. Sin se entregó para dejarme venir hasta aquí. –
Sally (golpeando el panel): - ¿A dónde lo llevó? –
Gamlin: - Seguramente al Battle 7… -
Sally: - Ya deben haber llegado. Debe querer continuar con esa batalla. ¡Tengo que ir al puente! –
Gamlin (tomándola del brazo): - ¡No puedes irte! Es muy importante que saques al capitán de ese estado. Si lo haces habrá terminado toda esta locura. –
Sally: - ¡Déjame! ¿Qué quieres? No voy a dejar que lo mate. Si llego al puente podré desactivar el funcionamiento de su VF y salvar la vida de Sin. ¡Suéltame! –
Gamlin: - ¡No todos los VFs pueden apagarse desde el puente! –
Sally: - ¡Debo intentarlo! –
Gamlin: - ¡Escúchame! Kinryu y Miho están yendo hacia allá. Comunícate en unos minutos con el puente y si ella ve que no está yendo bien la batalla, pídele que apague el VF de Maximilian pero no abandones este lugar. No tenemos muchas posibilidades. –
Sally (resignada): - Está bien… me quedaré. –

La eficiente operadora volvió al panel de control del edificio y siguió tratando de apagar el complejo dispositivo. Entre rápidas maniobras lanzó una señal al puente de mando del Battle 7 para que Miho le respondiera al llegar. Segundos después logró que una pantalla de la sala funcionara como un radar del espacio. De esa forma podría seguir la batalla desde su lugar.
En ese momento, el puente de mando fue invadido por Miho y Kinryu. El furioso militar estaba fuertemente armado y protegería a su compañera de cualquier ataque aunque eso significara arriesgar su vida. Entendía que la operadora contaba con un interesante conocimiento que podría terminar con las terribles situaciones que se venían desarrollando en distintos puntos de la ciudad.

Miho: - Kinryu, mira. –
Kinryu (observando una de las pantallas): - Eso es el hangar… -
Miho: - Sí, podemos ver lo que captan todas las cámaras de seguridad. –
Kinryu: - Ahí entraron dos hombres. –
Miho: - Sin… -
Kinryu: - Y el capitán. Yo podría aprovechar para matarlo… -
Miho: - Hay una señal esperando respuesta… -
Kinryu: - ¿De quién? –
Miho: - No lo sé. Viene del canal de Ford. –
Kinryu: - Quizás es Sally… -
Miho: - Sally, ¿eres tú? –
Sally: - ¡Claro amiga! –
Miho: - ¡Sally! Me alegro de… -
Sally (interrumpiendo): - El capitán y Sin, ¿ya llegaron? –
Kinryu: - Ambos acaban de subirse a dos VF-14. –
Sally: - Escuchen. El capitán está siendo controlado por mi padre a través de un dispositivo que está en el edificio donde estoy. Trataré de desactivarlo antes de que… lastime a alguien. Pero si ven que está por matar a Sin hagan algo. Desactiven sus VFs. –
Miho: - No te preocupes amiga. –
Kinryu: - Chicas, ellos ya despegaron. –

Maximilian le había dicho a su rival que ambos debían salir por el lado contrario que el otro y dar toda una vuelta rodeando el exterior de la ciudad espacial. No podrían abrir fuego hasta que se encontraran del otro lado. Sin obedeció la instrucción de su enemigo y voló rápidamente rodeando aquel obstáculo gigante y urbano. Cuando se dio cuenta que faltaba muy poco para estar del otro lado y volverse a encontrar con su rival, percibió en todo su cuerpo una excitante sensación. Estaba lleno de energía y dispuesto a utilizarla para hacer frente a su hábil contrincante. Su mirada se mantenía fija mientras varios de los dedos de su mano derecha acariciaban ansiosamente los gatillos del control correspondiente. Pronto sus ojos detectaron una enorme cantidad de luces dirigiéndose a su posición mientras el radar ardía en intensas llamadas de atención. Cuando Sin se dio cuenta que aquellas luces correspondían a una infinidad de misiles tomó la arriesgada decisión de aumentar la velocidad y demostrar su gran habilidad. Con mucha capacidad y manejo logró mantenerse intocable. Luego de unos peligrosos movimientos consiguió hacer contacto visual con su enemigo y en ese momento ambos cambiaron a modo battroid para dar comienzo a un feroz intercambio de disparos.
En la ciudad, Milia se defendía de los interminables ataques de sus enemigos. Los pilotos rivales habían comenzado a realizar formaciones y combinaciones con mayor inteligencia impidiéndole a la zentradi acabar con ellos de forma rápida y efectiva. Aun así, la siempre bella había demostrado su gran habilidad en el manejo de su VF adelantándose al movimiento de sus enemigos y controlando la situación estando en inferioridad numérica. Para poder restar importancia al número de oponentes, cambió a modo gerwalk manteniéndose oculta entre los edificios de la ciudad y apareciendo oportunamente para atacar a sus enemigos. Había logrado separar a todos ellos pudiendo aprovechar esa situación haciendo uso de toda su capacidad bélica. Lamentablemente para ella, la batalla parecía interminable y su concentración se debilitaba mientras iba ganando terreno el cansancio. En un momento de gran distracción y agotamiento quedó rodeada por todos esos VFs enemigos que se encontraban allí para destruirla. Resignada y sin esperanza esperó paciente lo que ella entendía como un destino fatal. Pero nada de lo que ella imaginaba pasó.

Miho: - Milia, ¿se encuentra bien? –
Milia: - ¿Qué ha sucedido? –
Miho: - He desactivado el funcionamiento de todos los VFs que la estaban atacando. Para nuestra suerte, aquellos mantienen un mismo código de activación y desactivación. Pero no funciona de igual forma con los nuevos modelos. –
Milia: - Buen trabajo Miho. Ahora envía una señal al Air Force School y ordénales que vayan a por Ford. –
Miho: - ¡Entendido! –

Desde su mansión Owen Ford pudo observar todo lo que había sucedido en el combate contra la zentradi. Junto a él se encontraba Tammuz esperando instrucciones. Inmediatamente después de finalizado el enfrentamiento aéreo en la ciudad aparecieron en su pantalla gigante todos los socios que habían apoyado su locura ambiciosa. Uno de ellos tomó la palabra y le comunicó a Owen, en representación del resto de los socios, que lo que ellos veían era una situación incontrolable y que el negocio ya corría demasiado peligro. El codicioso empresario quiso dar explicaciones de lo sucedido pero su destino ya estaba determinado. El mercenario daría fin a su existencia y se prepararía para defender los intereses de los otros socios.
Fuera de la ciudad espacial se encontraban Maximilian y Sin en una intensa batalla llena de misiles y precisos movimientos. La habilidad del capitán era muy superior a la de su rival. Con el paso de los minutos, el intercambio de disparos fue afectando el rendimiento del caza variable del mardook. Maximilian, en cambio, había logrado mantenerse intocable y, con delicados y exactos movimientos, evitaba que su enemigo escapara o respondiera correctamente a su ataque. En un momento del combate, aparecieron en una de las pantallas de la cabina del VF de Sin las capaces operadoras Miho y Sally debido a la comunicación que habían logrado establecer ellas, desde sus respectivos lugares, con su caza.

Sally: - ¡Sin, resiste! –
Miho: - No puedo desactivar el vehículo del capitán. Es de los nuevos y no puedo hacer nada vía señal. –
Sin: - Sally, me alegra mucho que estés bien. –
Sally: - Siento mucha impotencia. No puedo hacer nada para ayudarte. No puedo desactivar el dispositivo que controla al capitán. Soy una inútil… -
Sin: - ¡No digas eso! Escúchame Sally. Necesito que me expliques unas cosas antes de que este hombre me mate. Ese edificio en el que te encuentras, ¿de qué se trata? –
Sally: - ¿Por qué lo preguntas? –
Sin: - ¡Responde Sally! –
Sally: - Es un edificio que corresponde al multimedios de mi padre. Desde aquí y junto a otros edificios conjuntos se transmite un canal de televisión y una señal de radio. También diarios y… -
Sin (interrumpiendo): - ¿Televisión? ¿Te refieres a esa cosa con imagen y sonido? ¿Desde el edificio donde estás se transmite este tipo de señal? –
Sally: - Eh, sí. La señal parte desde aquí y llega a cada aparato creado específicamente para recibirla. ¿Pero por qué lo preguntas? –
Sin: - Esa señal seguramente había llegado al hiperespacio el día que borró mi memoria. No es casualidad que el dispositivo se encuentre en ese edificio. La señal está camuflada… -
Sally: - ¿Y qué debo hacer? –

La charla fue interrumpida en ese momento por una violenta embestida de Maximilian Jenius en modo fighter. El explorador mardook, luego de esquivar el feroz ataque de su enemigo, imitó el modo de combate del VF de su contrincante y dio comienzo a una fuga veloz. Esa última decisión permitió a su rival iniciar sobre él una intensa persecución.

Sin: ¡Lynn Minmay! –
Sally: - ¿Qué? –
Sin: - ¡Sally, utiliza la señal del edificio para transmitir hacia el capitán alguna canción de Lynn Minmay! –
Sally: - ¿Por qué? –
Sin: - ¡Reemplazará a la otra señal! ¡Hazlo! –

La talentosa operadora obedeció la orden buscando en la extensa base de datos del canal alguna canción de la diva terrestre. La búsqueda finalizó cuando encontró en los registros el tema “mi novio es un piloto”.
En el espacio, Sin estaba siendo intensamente atacado. Sus movimientos perdieron ambición y se limitaban a intentar esquivar la infinita serie de disparos y lanzamientos masivos de misiles hacia su ubicación. La destrucción de su VF había alcanzado niveles cercanos al aniquilamiento. Cuando parecía que finalmente su enemigo conseguiría eliminar su existencia, la señal enviada por Sally llegó a destino y Maximilian comenzó a escuchar a la diva de la voz dulce.

Max: - ¿Minmay? –

Aprovechando la breve distracción de su rival, Sin se movilizó girando hacia él y dio comienzo a una embestida con mucha fuerza y poder. El capitán, que había perdido de vista por un instante a su contrincante, respondió de igual forma aumentando la velocidad. El impacto entre ambos aviones era inminente…

Sin: - ¡¡¡Despierta!!! –

Los cazas chocaron entre sí impactando ambos en uno de sus costados. La destrucción no fue total pero el daño causado hacía inutilizable el vehículo de Sin para continuar el combate; Maximilian había tenido un poco más de suerte. De todas formas, el poderoso impacto había afectado directamente a ambos pilotos dejándolos fuera de la realidad e insertándolos en un mundo inexistente.
Maximilian veía perderse todo lo que lo rodeaba en un manto de oscuridad absoluta. Acostumbrado a ese enigmático escenario buscó dominarlo avanzando a través de aquel, creyendo moverse de su lugar original. Tan sólo unos instantes después, la oscuridad fue debilitándose dando lugar a un sitio que le resultaba muy familiar. Un viejo hangar lleno de cazas de modelos antiguos. Junto a uno de los vehículos se encontraba un piloto muy conocido, de cabello dorado y apariencia ruda, sosteniendo una botella de vino con su mano izquierda. Maximilian lo reconoció de inmediato y buscó acercarse a él pero ninguno de sus pasos fue efectivo impidiéndole avanzar hacia aquel sujeto. Luego, la oscuridad volvió a ganar terreno y la imagen que veía hasta ese momento fue desapareciendo en las tinieblas. Cuando la luz se perdió definitivamente, se escuchó una enérgica carcajada por parte de aquel piloto que despidió a Maximilian con sólo un comentario: “¿cómo eres capaz de traicionar a una belleza como Milia?”.

Miho: - ¡Capitán! ¿Se encuentra bien? –
Max (reaccionando): - Eres… una de mis operadoras, ¿no es cierto? –
Miho: - Eh… sí… -
Sally: - ¡Sin! ¡Sin! ¡Contesta! –
Miho: - Sally, tengo que decirte algo. Acabo de recibir un mensaje de Milia diciéndome que encontraron a tu padre… muerto… -

La talentosa operadora se quedó en silencio mientras su compañera le manifestaba los últimos detalles del hecho. Luego de eso, retrocedió alejándose del panel de control que le permitía mantenerse en contacto con las cercanas comunicaciones. Su amargo sentimiento contrastaba con la ingenua canción que todavía se escuchaba en aquel lugar y en los cazas que habían luchado en el espacio.

Milia: - Miho, fíjate si puedes detectar movimiento militar en el área en el que me encuentro. Hay muchos vehículos terrestres… -
Miho: - Son vehículos civiles… -
Milia: - Apareció una nave. ¡Me está atacando! ¡Es muy rápido! ¡Nunca vi nada así! –
Miho: - ¡Milia! ¡Milia! ¡No detecto ningún vehículo militar! Es inútil; se perdió la señal… -
Max (viendo a su alrededor): - Es increíble lo que he causado… ¿cómo es posible? –
Miho: - ¡Reaccione capitán! ¡Están atacando a Milia! –
Max: - ¡Tienes razón! Ordena a los escuadrones que regresen. Debo hacerme cargo yo mismo. Y haz que metan a Sin; debe descansar. –

En la ciudad, el clima bélico parecía ser constante. La retirada de los soldados había advertido falsamente la posibilidad de un temprano arribo de la tranquilidad. Sin embargo, el ruido de los disparos, las explosiones y los impactos retornarían con Milia y su rival de turno. Aquel enemigo no era otro que Tammuz controlando un caza de color negro con detalles dorados. Le resultaba imposible para la zentradi identificar el modelo de avión de su enemigo. No había visto nunca un caza tan veloz. Había sido modificado para tener movimientos laterales independientes del trayecto del vehículo. De esa forma podía moverse para cualquier costado sin tener que girar o apuntar hacia el lado deseado; simplemente el avión se movía hacia los laterales apuntando siempre al frente. Todo el vehículo, si bien contaba con controles manuales, era manejado a través de un receptor de señales, el cual obedecía las órdenes mentales del piloto.
Aun antes de ese encuentro Milia ya llevaba un largo tiempo combatiendo en el aire, lo cual la había llevado al cansancio. Eso complicaba la lucha frente a un enemigo mucho más rápido. Para restar importancia a la velocidad de su rival hizo uso de varias series de disparos realizados estratégicamente para empujar a su contrincante hacia la zona de edificios más altos donde la rapidez no marca la diferencia. Ambos se movían en modo battroid ocultándose entre los edificios y esperando aprovechar cualquier error que cometiera el enemigo. El primero en dar un paso equivocado fue Tammuz al quedar claramente visible para Milia. La zentradi aprovechó la situación y lanzó sobre su enemigo una importante cantidad de misiles que, dada la pobre distancia y el espacio despejado, no debían tener ningún problema en impactar y destruir. Extraño resultó para ella ver la forma en la que esos objetos creados con el único fin de provocar destrucción desviaban su camino impactando en distintos lugares pero nunca en el indicado como objetivo. El inesperado resultado había dejado a Milia desprotegida ya que había confiado ciegamente en aquella maniobra. El mercenario no quiso retrasar su contraataque: elevó su arma y apuntó hacia la zentradi con intenciones claras de aniquilamiento.

Max: - ¡¡Detente!! –

El capitán hizo su veloz aparición acompañándola con intensos disparos sobre el mercenario que no tenían el objetivo de destruirlo pero sí de obligarlo a moverse de aquel lugar.
Lejos de aquel sitio pero todavía cerca de cuestiones relacionadas con lo bélico, se encontraba Sin saliendo del mundo creado por su cabeza y regresando a la realidad. En la habitación en la que se hallaba podía verse cerca de él el uniforme militar con el que había llegado y, desde una ventanilla que daba al hangar, podía observarse el VF-4 Lightning III correspondiente al mismo hecho.
Maximilian dio comienzo a una corta persecución sobre Tammuz. El capitán era mucho más habilidoso y preciso pero su vehículo se encontraba gravemente dañado producto de la colisión con Sin y no podía realizar maniobras lo suficientemente efectivas sobre un vehículo tan veloz como el de su enemigo. En un momento determinado en el que Maximilian creyó poder conseguir un resultado favorable descargó sobre su enemigo una cantidad importante de misiles mientras se movía acompañando el trayecto de su furia expresada. Una vez más los misiles desviaron su camino y el mercenario contestó con violencia parecida.

Milia: - Es inútil. Los misiles no le llegan. –

Los roles cambiaron y pasó a ser Maximilian el perseguido. Las diferencias en las velocidades y en los estados de ambos vehículos eran claramente favorables para el mercenario. El capitán suplía esas condiciones con su destacada habilidad la cual complicaba la tarea de su enemigo. En un momento determinado dos VF-11 se acercaron a toda velocidad a la zona de combate e intentaron sin éxito darle al vehículo de Tammuz.

Kinryu: - ¡Estamos aquí para ayudar! –
Gamlin: - ¡Es mi deber como recluta! –

Aún en el Battle 7, Sin se encontraba en el hangar, subido al VF-4 y utilizando aquel uniforme que estaba junto a él al despertar.

Sin: - Hikaru, me encuentro aquí utilizando tu uniforme y vehículo; buscando saber por qué haré lo que estoy por hacer. ¿Tendrán sentido tus palabras? –

El capitán dejó a Kinryu y a Gamlin encargarse momentáneamente del enemigo y se situó en modo battroid junto Milia esperando que alguna idea lo iluminara. Por su parte, ambos guerreros leales lograron hacer una serie de formaciones las cuales les permitían intercambiar varias veces de posición con el objetivo de dificultar el disparo preciso de su único enemigo. Aquellas maniobras no habían intimidado al mercenario que, haciendo uso de sus rápidos movimientos laterales, parecía tener el control de la situación.
Kinryu, al ver que cada una de sus maniobras se efectuaba sin éxito, pensó que haciendo uso de un recurso mucho más arriesgado quizás conseguiría conseguir el objetivo. Entendiendo aquello ordenó al recluta que lo siguiera y diera comienzo a una feroz embestida hacia su rival. La velocidad de ambos vehículos llegó al máximo y eso debía estar acompañado de precisos movimientos para lograr esquivar los ataques de Tammuz. El mercenario supo aprovechar la locura de sus enemigos y manteniéndose estable dio comienzo a una serie casi interminable de disparos que fueron exitosos y lograron causar una gran destrucción en ambos vehículos inutilizándolos. No había matado a los pilotos pero con destruir sus vehículos le alcanzaba ya que su objetivo principal era Maximilian. Su creencia de tener todo bajo control no le permitió ver más allá del humo provocado por las pequeñas explosiones que habían ocurrido en esos vehículos: Sin hizo su aparición confundiéndose en un breve instante con el fuego, las chispas y la humareda. El acto de presencia fue acompañado por rápidos y precisos disparos que impactaron todos en el vehículo de su enemigo.

Milia: - ¿Ese es Sin? –
Max: - Voy a decirte una cosa. Cuando lo vi en el simulador por primera vez, derrotó a Gamlin de un único disparo. Tan sólo un disparo efectuó. Cuando se lo propone, su precisión es asombrosa. Milia… ¿crees que deberíamos confiar ciegamente en él? –

Sin, a pesar de haber logrado dañar levemente el vehículo de su enemigo, no tardó mucho en perder su condición de atacante y pronto se vio perseguido por un furioso mercenario. La intensidad de la persecución no le había permitido a Tammuz darse cuenta que lo realmente peligroso no se encontraba en aquel al que perseguía: Sin siguió moviéndose entendiendo que la dirección de sus movimientos estaban condicionados a la voluntad de los proyectiles que buscaban eliminarlo. En determinado momento pasaron de cada lado del explorador mardook y en dirección contraria Milia y Maximilian con sus respectivos vehículos. Se encontraron rápidamente con el mercenario y, con sus cazas, colisionaron en ambos lados del vehículo enemigo.

Milia: - Sin… -
Max: - … todo depende de ti. –

El daño sufrido por sus cazas no les produciría la muerte pero no podrían continuar la batalla. Lo que habían logrado con aquella colisión era estropear el correcto funcionamiento de la tecnología que le permitía al mercenario efectuar los rápidos movimientos laterales. Su velocidad también se vería afectada negativamente y la ventaja que podía tener con respecto al resto de los vehículos se había llevado al mínimo. Sin tenía toda la intención de aprovechar ese nuevo panorama pero aún no había logrado salir del ataque de sus enemigo.
No muy lejos de allí, hundida en profundos pensamientos y sensaciones contradictorias, se encontraba Sally apoyada sobre una de las paredes de la sala de control. Reflexionaba intensamente mientras los caminos de su cabeza parecían dar vueltas sobre un mismo hecho. Todo eso se vio interrumpido cuando algo le pareció destacarse en el brillo del radar. Seguía los movimientos de Sin y la forma en la que éste se mantenía intacto de los incesantes ataques de su enemigo. Sentía que aquellos movimientos no eran sólo perfectos; no sólo buscaban evitar una muerte segura sino que eran bellos; una hermosa coreografía sin música. Su cabeza se encargó de eliminar todos los sonidos que escuchaba en ese momento y se dedicó a observar en un silencio absoluto las preciosas formas que dibujaba aquel piloto. Sentía inocentemente que purificaba aquel aire contaminado de violencia a través de una energía especial expresada con su vuelo. Fue en ese momento en el que parecía haber entendido la naturaleza de muchas cosas.
El explorador mardook voló entre los edificios defendiéndose con habilidad de los intensos ataques de su enemigo. En un momento de la persecución pudo ver como todas las pantallas de la ciudad modificaban su imagen para mostrar en cada una de ellas un video de Lynn Minmay. El edificio del canal que le pertenecía al empresario Ford era el único que podía mostrar la legendaria cantante de cuerpo completo. Todos los parlantes y distintos altavoces dispuestos en la ciudad extendieron su voz por todo el lugar. Radios, televisores, pantallas electrónicas y todos y cada uno de los aparatos capacitados para reproducir imagen y sonido sintonizaban y compartían el mismo video.

Sally: - De alguna forma, estando yo en uno de mis peores momentos, te he sentido a ti a través de tu vuelo permitiéndome apreciar aquel viaje como si fuera mío. –
Sin: - Sally… -
Sally: - Cerraré mis ojos porque aún así puedo ver lo que haces. Déjate guiar por su música. Escucha Ai Oboete Imasu Ka y deja que su voz te llene… de energía… -

Sin cambió el modo de su caza a battroid y se movió entre los edificios esperando agarrar a su enemigo con la guardia baja. Tammuz, el mercenario, seguía volando buscando desesperadamente a su enemigo quien se había escapado de su vista. Lo encontraría de una forma poco favorable: luego de pasar por uno de los edificios, el explorador mardook se mostró efectuando una cantidad importante de disparos los cuales impactaron en su rival. El mercenario elevó su vehículo por encima de los edificios buscando escapar de aquel efectivo ataque. Sin, por su parte, lo siguió en modo fighter dando inicio a una persecución que lo favorecía. La intensidad del combate y el cambio de roles motivó a todos aquellos que estaban observando la batalla. Muchos de ellos decidieron espontáneamente acompañar la música cantando como podían; con amor y cierta felicidad. Cada persona que cantaba invitaba a otra a sumarse. De esta forma, el coro que se había creado naturalmente fue agregando nuevas voces. Sally, no tardó mucho en sincerarse a través del canto. Luego siguieron Milia y Miho. Los hombres dudaban pero no podían evitar sentirse motivados y finalmente caían uniéndose a aquella realidad. Así comenzó a escucharse la voz de Kinryu y posteriormente la de Gamlin. El último en incorporarse fue el capitán pero lo hizo con gran satisfacción.

Sin: - ¿Lo escuchas Lynn? Los sigues motivando a pesar de la distancia del lugar y del tiempo. Eres única, eres la voz de la galaxia. –

El mercenario se veía perseguido intensamente y no lograba escapar de su enemigo. Volaba por encima de los edificios a máxima velocidad. Pronto su enemigo comenzó a realizar disparos los cuales impactaban siempre sin importar qué hiciera para evitarlo. Sin estaba destruyendo el vehículo de su enemigo.

Sally: - ¿Recuerdas cuando nos vimos por primera vez? –

Tammuz se dio vuelta cambiando a modo gerwalk y lanzó sobre Sin una infinidad de misiles. El explorador mardook captaba naturalmente el trayecto de aquellos objetos destructivos. Guiado por la experiencia y la pasión siguió su camino hacia su enemigo a toda velocidad manteniéndose intacto.

Sally: - ¿O el primer roce de nuestras manos? –

La desesperación del mercenario estaba alcanzando niveles intolerables. Abandonó los misiles para comenzar a realizar una serie casi infinita de disparos. Sus nervios no le permitían apuntar con claridad y disparaba moviendo virtualmente la mira para todos lados. Sin mostró en ese momento la enorme habilidad que tenía esquivando casi todos los disparos que se dirigían a él. Parecía que nada lo detendría.

Sally: - Pienso y pienso; y sólo se me ocurre una pregunta… -

El explorador mardook siguió avanzando, esquivando la mayoría de los disparos de su enemigo y acercándose cada vez más a su ubicación. El pánico del mercenario iba aumentando en la medida que el avance de Sin parecía ser cada vez más imposible de detener. El mardook encontró un hueco entre los disparos y aumentó la velocidad. Cambió a modo battroid estando a tan sólo unos metros de su enemigo el cual ya no podía reaccionar. La cabina de ambos vehículos estaba destrozada a esa altura; lo cual permitió que los pilotos pudieran mirarse directamente a los ojos. El rostro del mercenario reflejaba el terror que sentía en ese momento. El battroid de Sin quedó frente a él y el arma apuntaba directamente a su cuerpo.

Sally: - ¿Entiendes lo que es el amor? –

El mardook realizó un último disparo dando fin a la vida de su enemigo y al correcto funcionamiento de su vehículo. Ambos aviones cayeron luego de eso. El caza de Tammuz fue destruyéndose en la caída para convertirse en chatarra al llegar al suelo. El camino de Sin resultó distinto: no fue violento pero fue un aterrizaje fuerte con muchas chispas.
Luego de eso, Sally tomó el primer vehículo terrestre que encontró y se dirigió a toda velocidad a la zona del impacto. Encontró al VF muy dañado y con la cabina destrozada. Miró en su interior y vio el asiento lleno de sangre. Misma sangre que se vería bajando por uno de los costados de la nave y que, marcando una especie de camino, mostraba la ubicación de Sin.

Sin: - Hikaru, gracias. Ahora lo entiendo… -

Con una sincera sonrisa cayó al suelo, retirándose del mundo de los vivos con curiosa satisfacción. Se fue… recordando y entendiendo…

A una distancia imposible de imaginar podía hallarse a una de las flotas exploradoras mardook. Allí habían observado todo lo sucedido con la satisfacción de haber aprendido más cosas sobre la civilización humana. En una de las salas de la nave más grande se encontraba uno de los mardook con más alto rango de todo el imperio. Aquel lugar, lleno de cables y paneles repletos de tecnología, se mantenía falto de color y brillo como era característico en aquella civilización.

- Es una pena que el enviado no haya sobrevivido a la investigación. Interesantes serían sus respuestas a nuestras innumerables preguntas. Temo sin embargo que se haya visto contaminado por esa civilización. Sabiendo él, el valor que tiene el conocimiento para nosotros prefirió seguir allí y entregar su vida que pedir regreso y satisfacernos de saber. Pero eso ya no importa y es que lo aprendido ha sido suficiente. Atrayente es esa civilización y sabido es que la nuestra florecerá por encima de todas. Para pasar por encima de ellos debemos estar seguros de cuan evolucionados están. Tarde o temprano nuestro imperio se encontrará con su civilización y sólo habrá dos opciones: su fin o su evolución final. ¿Llegarán más lejos que los protocultura? Sólo veo una forma de averiguarlo… -

Aquel mardook presionó uno de los botones del panel más cercanos y observó como una de las paredes se levantaba permitiendo ver una extensión de la sala. En aquella zona había cuatro cabinas cerradas con una persona en cada una de ellas: Hikaru, Misa, Miku Ichijyo, y Lynn Minmay. Las cuatro cabinas estaban conectadas por cables gruesos a una quinta cabina separada del resto donde se encontraba una persona de apariencia femenina. El mardook presionó otro botón y con aquel movimiento provocó que el quinto habitáculo se abriera permitiendo salir lentamente a su ocupante.

- ¿No son ellos los que dicen que dos cabezas piensan mejor que una? ¿Qué tal cuatro? ¡Hikaru, Misa, Miku, Lynn! –
- Nosotros somos… Grace. –

_________________
Imagen

"Si nuestro portaaviones cae, el combustible será lo de menos..."


Última edición por CuervoRadical el Lun Jun 21, 2010 4:07 am, editado 3 veces en total



Dom Feb 14, 2010 4:33 pm
Perfil
Coronel
Coronel
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 27, 2009 1:13 am
Mensajes: 530
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Gracias por compartirlo Cuervo, los fanfic y los fan arts son la mejor prueba que algo esta vivo! 8)

_________________
Ne Obliviscaris!


Jue Abr 15, 2010 6:36 am
Perfil
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 14, 2010 2:58 pm
Mensajes: 82
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Alois Fisher escribió:
Gracias por compartirlo Cuervo, los fanfic y los fan arts son la mejor prueba que algo esta vivo! 8)


Sí, pero también prueba que estoy loco, je.

_________________
Imagen

"Si nuestro portaaviones cae, el combustible será lo de menos..."


Jue Abr 15, 2010 12:37 pm
Perfil
Senpai Manager
Senpai Manager
Avatar de Usuario

Registrado: Vie May 30, 2008 5:14 pm
Mensajes: 3124
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Un capitulo triple final (diria yo) excepcional con el final perfecto unido a Frontier.

Muchisimas gracias por compartir esta joya.

Les recomiendo a quienes ya hayan visto todas las series, peliculas y Ovas que impriman los 10 episodios y que los lean con tranquilidad pues es una historia muy bien lograda.

_________________
Este foro es suyo. Cuidenlo con sabiduría.


Jue Abr 15, 2010 1:51 pm
Perfil WWW
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 14, 2010 2:58 pm
Mensajes: 82
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Muchas gracias Pablo.

_________________
Imagen

"Si nuestro portaaviones cae, el combustible será lo de menos..."


Jue Abr 15, 2010 1:56 pm
Perfil
Coronel
Coronel
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 27, 2009 1:13 am
Mensajes: 530
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
escribir fanfics es uno de mis pasatiempos favoritos desde hace mas de una decada. 8) Asi que te entiendo perfectamente.

_________________
Ne Obliviscaris!


Jue Abr 15, 2010 11:39 pm
Perfil
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 24, 2009 3:34 pm
Mensajes: 126
Ubicación: Rosario, Santa Fe, Argentina
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Los lei apenas los publico Cuervo...Me parecieron excelentes, ademas de realizar un nexo con las distintas series de maccross de una forma muy ingeniosa.
Mil disculpas x no volcar mi opinion con anterioridad.
Simplemente excelentes, les doy un 15 en una escala del 1 al 10.
Saludos.-

_________________
"...Cuando era niño, todos los dias le cantaba a una montaña. Creia que con mi voz podia moverla.
Ahora creo que tambien puedo mover la galaxia.¡Escucha mi cancion!
Porque con ella tu corazon se encendera de nuevo. Y es un fuego unico. El cual es lo mas hermoso que tenemos..."

Basara Nekki. Macross 7 TV Series.


Jue Abr 22, 2010 4:36 pm
Perfil ICQ
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 14, 2010 2:58 pm
Mensajes: 82
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
EMA038 escribió:
Los lei apenas los publico Cuervo...Me parecieron excelentes, ademas de realizar un nexo con las distintas series de maccross de una forma muy ingeniosa.
Mil disculpas x no volcar mi opinion con anterioridad.
Simplemente excelentes, les doy un 15 en una escala del 1 al 10.
Saludos.-


Cierto es que me bancaste desde el primer momento. Muchas gracias.

_________________
Imagen

"Si nuestro portaaviones cae, el combustible será lo de menos..."


Lun Abr 26, 2010 4:19 pm
Perfil
Sargento
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 24, 2009 3:34 pm
Mensajes: 126
Ubicación: Rosario, Santa Fe, Argentina
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
CuervoRadical escribió:
EMA038 escribió:
Los lei apenas los publico Cuervo...Me parecieron excelentes, ademas de realizar un nexo con las distintas series de maccross de una forma muy ingeniosa.
Mil disculpas x no volcar mi opinion con anterioridad.
Simplemente excelentes, les doy un 15 en una escala del 1 al 10.
Saludos.-


Cierto es que me bancaste desde el primer momento. Muchas gracias.


No negro, gracias a vos por el laburo que te mandaste, se disfruto mucho!.
Un abrazo!.-

_________________
"...Cuando era niño, todos los dias le cantaba a una montaña. Creia que con mi voz podia moverla.
Ahora creo que tambien puedo mover la galaxia.¡Escucha mi cancion!
Porque con ella tu corazon se encendera de nuevo. Y es un fuego unico. El cual es lo mas hermoso que tenemos..."

Basara Nekki. Macross 7 TV Series.


Lun Abr 26, 2010 11:38 pm
Perfil ICQ
Comandante General
Comandante General
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 01, 2009 10:51 pm
Mensajes: 1811
Ubicación: En mi mente Nurim (México)
Nota Re: "El explorador" Capítulo 10 (El final)
Me gusto, me gusto bastante y luego en la batalla final de Sin... caaasualmente estaba escuchando esto:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=9kSf8w28Fs4[/youtube]

_________________
La hueva es la madre de todas las invenciones.

Imagen

El sueño loco de mostrar al mundo la historia que cree desde pibe a comenzado.
Khata, linea temporal

Diseños de Khāṭa.

Imagen
Yehaaa... se que lo merezco XP


Jue Ago 08, 2013 3:10 am
Perfil WWW


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 10 mensajes ] 

No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro