Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Sab Oct 19, 2019 9:27 am


COMUNIDAD EN ESPAÑOL DE MACROSS Y ROBOTECH: EXPANSIONES Y DESARROLLO DE JUEGOS, SUBTITULADO DE SERIES Y PELÍCULAS (SKULL TEAM FANSUB), RADIO, TV, SERIES ONLINE, ARTE, VIDEOS, MODELOS 3D Y LA MEJOR INFORMACIÓN DE TUS PRODUCCIONES FAVORITAS.

Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
 ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 1 
Autor Mensaje
Cabo
Cabo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Mar 25, 2010 9:40 pm
Mensajes: 35
Nota ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 1
Nota: advertencia, si el capitulo anterior les pareció algo
triste preparen los pañuelos para esta, la última parte.

¿Y fueron felices para siempre?
Capitulo cinco
"Esto no esta sucediendo"


LISA
Me levante, ya no podía seguir dándome vueltas en la cama y estaba claro que no
iba a conciliar el sueño mientras no tomara una decisión respecto de la idea que
me rondaba la cabeza.
Camine por el pasillo de la casa de Max con dirección al salón que conectaba con
la terraza, necesitaba sentir la brisa marina en mi rostro, quizás eso me
calmaría un poco. Tal como lo hacía en Australia cuando era pequeña.
Abrí el ventanal y deje que la brisa marina me refrescara y mis pensamientos
parecieron volar lejos y la calma llegó a mi aparentemente, solo cuando el frío
fue demasiado, entonces cerré el ventanal, no sin antes respirar hondo y
reafirmar la decisión que había tomado.
Entonces entré al salón y quede mirando de frente al piano de cola que dominaba
la habitación, me quede mirando el piano con curiosidad, casi con admiración y
lentamente me acerqué a él. Pose la yema de mis dedos con suavidad en él, y
seguí su forma lentamente, hasta que finalmente me senté frente a él y lo abrí,
hacían años desde que no tocaba el piano, pero hoy me sentía con las ganas de
hacerlo, quizás porque había evocado cosas de mi pasado al calmarme con la brisa
del mar, el asunto es que mis dedos comenzaron a deslizarse por las teclas del
piano y estas comenzaron a emitir sonidos que llenaron la habitación, sonidos
melancólicos como los que abarrotaban mi corazón, pero que por alguna razón ya
no me causaban el dolor que me causaban antes. No es que no me doliera, aun
sentía el corazón oprimido y ese nudo en la garganta que no me había abandonado
desde que viera las imágenes de Rick y Graham, pero el dolor se estaba disipando
poco a poco y ya no era tan agudo.
Quizás con el tiempo las heridas finalmente cicatrizarían y yo sería nuevamente
capaz de ver a Rick a la cara y no sentir que me están apuñalando o quizás algún
día lo llegue a perdonar de corazón, pero todo a su tiempo pensé y seguí tocando
el piano.
Tocaba una canción triste, no se me ocurrió que otra cosa tocar y murmuraba
suavemente la letra de la canción, para mi misma, solo para mí.

There are people that say what you wanna hear
Even on a raining day they'll tell you the sky is clear
When you really really love someone
Am I right when I say that you want them near?
And if you can't even tell them things that they wanna hear

Always, forever
All things he said
Never say never
Those simple lies that he fed
I will never leave you
All the love I thought he had
But can you blame me, no
Cuz that's what he said
That's what he said
he told me we'd see forever
That's what he said, he said, yeah

And there are people that say what they really mean
he said he'd always be there
he said he'd always care
But just when you think that you can
Trust that someone you love
Tell me why, or do you know
How stars can fall from above?

Always, forever
All things he said
Never say never
Those simple lies that he fed
I will never leave you
All the love I thought he had
But can you blame me, no
Cuz that's what he said
That's what he said
he told me we'd see forever
That's what he said, he said, yeah

Cuz you made promises
That you couldn't keep
But you're not hurting yourself
You're only hurting me (you're only hurting me)
Why would you say things that you really didn't mean? (you really mean)
Oh how can I make you see
Just what you did to me?
Oh, you said how much you really cared
Just when I thought I was in love
Boy, how could you do it?
If I were you I could not lie even once
To the face of the one
That I love so much

-¿Es una canción triste no crees?- escuche que alguien decía a mis espaldas y me
di vuelta de un saltó asustada y me encontré con Max apoyado en el marco de la
puerta del salón
-Max casi me matas del susto- dije poniendo una mano en mi corazón, el que
saltaba alocadamente
-lo siento- dijo Max y se acercó mas
-¿te desperté?- pregunté al percatarme de lo tarde que debía ser
-no, yo estaba despierto hacer mucho, en realidad no he logrado pegar un ojo en
toda la noche-
-yo tampoco, por eso vine al salón-
-no te escuchaba tocar el piano desde que estabas enseñándole a Aurora-
-pues desde ese entonces que no tocaba el piano- dijo y volví a mirar el piano
-¿estas bien?- me preguntó Max delicadamente
-estoy mejor- dije y le sonreí -no podía dormir por una idea que me anda
rondando la cabeza-
-¿se puede saber que es?-
-de hecho necesito compartir mi decisión con alguien, no es que no este segura
de ella pero me hará bien tener la opinión de alguien-
-soy todo oídos- dijo Max con curiosidad
-esta bien, pero primero dime porque tú no podías dormir- dije
-me parece justo- dijo Max y se sentó al lado mío.
Conversamos hasta tarde, casi hasta el alba. Discutiendo los problemas de Max y
por supuesto la decisión que yo había tomado. Necesita contarle a alguien lo
decidido y Max me pareció la mejor persona, la persona más neutral a quien podía
contársela y aunque no estuvo 100% de acuerdo, yo ya había tomado la decisión y
no había sido una decisión fácil, era una decisión difícil, de las mas duras y
dolorosas que he tomado, pero la decisión ya estaba tomada y nada me haría
cambiar de parecer, nada, aunque después me arrepintiera.

RICK
Me levante muy temprano, no había podido pegar un ojo en toda la noche, toda la
casa y en especial la habitación se sentía tan vacía sin Lisa a mi lado, sin que
su cuerpo estuviese allí al lado mío, la extrañaba demasiado. Pero hoy la vería,
hoy era la ceremonia de bienvenida al SDF-5 y obviamente ella estaría allí para
recibirlo y dar el discurso de bienvenida.
Y yo estaba asustado, tenía miedo de verla, de ver nuevamente el dolor en sus
ojos, de ver todo el dolor que yo le había ocasionado, tendría que hablarle y no
quería hacerla sufrir, pero por otro lado, quizás esta sería mi oportunidad de
pedirle nuevamente perdón, de decirle lo mucho que la amaba y que la extrañaba,
pero no veía como podría hacer eso en medio de las formalidades de la ceremonia,
quizás solo tendría que conformarme con el hecho de verla, de sentirla cerca
mío. Si tan solo pudiese volver el tiempo atrás y hacer desaparecer a Graham.
Di un suspiro mientras terminaba de abrochar mi chaqueta, bueno ya estaba
haciendo algo al respecto, había firmado la orden y hoy mismo Graham sería
transferida a la estación de monitoreo que se encontraba en el borde externo de
la galaxia y así la sacaría para siempre de mi vida y de la de Lisa, si tan solo
hubiese hecho eso cuando ella recién había aparecido.
Pero ya había cometido el error más grande de mi vida y tenía que asumir las
consecuencias, las dolorosas consecuencias. ¿qué otra cosa podía hacer para
probarle a Lisa lo mucho que me importaba?, para demostrarle que Graham no
significaba nada para mi.
Solo me quedaba una cosa por hacer y eso era pelear por Lisa, pelear para
traerla a mi lado nuevamente, lucharía por ella como no lo había hecho antes y
con esta resolución salí de la casa, salí dispuesto a encontrarme con ella en la
ceremonia y esta vez aunque me doliera ver que le dolía verme a la cara y ver el
dolor que yo le causaba le diría que la amaba, que era todo lo que tenía y que
no la dejaría escaparse.

LISA
Salí de la casa de Max y Miriya, quienes también asistirían a la ceremonia de
bienvenida del SDF-5, tenía en mis manos la carpeta con el discurso que
supuestamente daría y de el que estaba segura ya no serviría de mucho, tenía el
corazón oprimido, sabía perfectamente bien que hoy tendría que ver a Rick, que
lo más probable era que nos tocara sentarnos juntos, pero no dejaría que eso me
afectara, anoche había tomado una decisión y la cumpliría y eso era por otro
lado que me provocaba un nudo en la garganta.
Llegamos los tres al lugar de la ceremonia y tanto Miriya como Caroline no se
apartaron de mi lado y agradecí profundamente la astucia de Caroline que se las
había ingeniado para sentarme en sector de los miembros del consejo y no de las
fuerzas armadas, permitiendo de esa manera que yo no estuviese al lado de Rick.
La nave estaba allí radiante frente a nosotros, con toda su tripulación formada
esperando por abordarla, todos los años de trabajo había rendido frutos y yo
tenía en mi pecho una mezcla de felicidad y tristeza al mismo tiempo.
Escuche atentamente los discursos de cada una de las personas que me precedieron
y finalmente era mi turno, yo era la ultima persona en la lista de oradores, me
puse de pié y camine hasta el estrado, Caroline me siguió unos pasos detrás mío
y cuando llegué al estrado me facilitó la carpeta con el discurso
-aquí esta el discurso señora- dijo Caroline
-gracias Caroline, pero no lo necesito, hoy hablare desde mi corazón- dije con
una sonrisa y subí al estrado, aclaré mi garganta y di un suspiro
-Hoy nos hemos reunido aquí para darle la bienvenida a la tierra a esta Nave,
que ha sido construida con el esfuerzo de miles de personas, que siguiendo una
loca idea mía han hecho realidad uno de los más importantes avances para la
humanidad y que sin ellos nada seria posible, esta nave que llevara el mensaje
de paz de la raza humana a los confines más lejanos del universo, en manos de
las nuevas generaciones, generaciones que han sabido de los horrores de la
guerra y que aprecian como pocos las bondades de la paz. Son estas nuevas
generaciones las que serán las encargadas de llevarnos al futuro, de enmendar
los errores que nosotros hemos cometido y sé que serán capaces y que no nos
defraudaran- dije y mire a Jack, a Scott y a Aurora para luego continuar
-Escuché una vez una canción cuya letra se quedó grabada indeleblemente en mi
mente, quizás no es el momento pero les leeré algunas estrofas

After all of the battles are over,
After all of the fighting is done,
Will you be the one
To find yourself alone with your heart? (looking for the answers...)
When it feels like tomorrow will never come,
When it seems like the night would not end,
Can you pretend
That you're really not alone?
You're out here on your own.
Lonely soldier boy.
With all the glory, without the joy,
A lonely soldier boy...

Al mirar ahora mi vida me doy cuenta que ya he luchado todas mis batallas y
peleado todas mis peleas y que si no quiero ser solo un soldado solitario, debo
ahora combatir mis demonios personales, por otro lado he descubierto que es el
momento de pasar la antorcha a manos mas jóvenes, a manos más capaces y es por
eso que me he tomado la libertad de decirle hoy al consejo que no puedo aceptar
el cargo de comandante en jefe de las fuerzas armas y la razón es una sola y muy
simple, mi tiempo aquí ya ha llego a su fin, ya es la hora de que personas más
jóvenes ocupen mi lugar y el momento en que yo debo abandonar esta institución
que siempre llevare en mi corazón- dije y mi voz comenzó a quebrarse -porque es
aquí en el ejercito, donde he vivido los momentos más felices de mi vida, he
conocido a mis mejores amigos, fue aquí donde conocí el verdadero significado de
la lealtad, de la amistad, del cariño, de ese compromiso en que se da la vida
por otra persona, y también aquí conocí las penas, penas que se quedan en el
corazón, pero que reafirman el compromiso hecho. He servido aquí con las mejores
personas, personas que siempre estarán en mi corazón, es por el ejercito que
llegué a las estrellas de la mano de personas increíbles, a las que les estaré
eternamente agradecida, pues hicieron mis sueños realidad y es aquí en el
ejercito donde dejo lo mas querido para mi, mi hijo- dije y las lagrimas ya se
habían acumulado en mis ojos -la despedida no es fácil, pero me prometí que no
iba a llorar, después de todo esto no es una despedida, es solo un hasta pronto,
porque podré no llevar el uniforme puesto, pero siempre los llevaré en mi
corazón, como escuche una vez decir a uno de los grandes héroes "una vez que
Robotech se te mete en la sangre jamás podrás sacarlo", siempre estarán aquí-
dije y puse mi mano derecha en mi pecho y a pesar de todos mis esfuerzos las
lagrimas habían comenzado a caer -son mi familia, todos y cada uno de ustedes
son mi familia, siempre lo han sido, siempre han sido lo único seguro en mi vida
y a lo que siempre puedo voltearme cuando estoy en problemas y por eso me cuesta
tanto decir estas palabras- dije y di una pausa, aclaré mi garganta y limpie las
lagrimas, para luego levantar mi frente en alto y con la voz mas marcial que
pude sacar continúe -hasta pronto- dije y salude militarmente y baje del estrado
en medio de una conmoción general, mi escolta tardo unos minutos en seguirme y
salí finalmente del lugar de la ceremonia a toda velocidad

RICK
Iba a salir corriendo detrás de Lisa en el preciso instante en que ella
descendió del estrado, no podía creer lo que estaba escuchando, Lisa dejaba el
ejercito y de seguro era por mi culpa y yo no iba a permitirlo, si alguien se
tenia que ir, ese era yo, no ella. Pero de pronto me encontré con Miriya, allí
de pié frente a mí como una muralla de acero infranqueable
-ni lo intentes Hunter- dijo ella con una voz desafiante que no le había
escuchado antes
-pero es que debo hablar con ella-
-y yo no te lo permitiré, ¿cómo puedes ser tan insensible? ¿es que acaso no ves
todo el daño que le has hecho?-
-pero es que...- dije pero Miriya me interrumpió
-pero nada, me vas a escuchar y más te vale que lo hagas bien, no te voy a
permitir acercarte a ella ¿me escuchaste?. No voy a permitir que le sigas
haciendo daño ¿tienes alguna idea de por lo que la has hecho pasar?- me preguntó
Miriya con enfado, mirándome con unos ojos reflejaban todo su desprecio y enojo
-le rompiste el corazón Hunter, le partiste el alma ¿pero claro que idea vas a
tener tú de lo que eso significa? Si nunca has amado a alguien más que a ti
mismo, eres tan egoísta Hunter que ni si quiera pensaste en lo que le harías a
Lisa al involúcrate con esa perra-
-Mir- dijo Max tratando de calmar a Miriya, pero esta lo ignoro por completo y
continuo
-ni si quiera te molestarte en pensar en lo mucho que la harías sufrir, pues yo
te daré una idea, jamás había visto tanto dolor en los ojos de una persona,
tanta desilusión, tú- dijo Miriya y enterró su dedo índice en mi pecho - tú le
destrozaste todos sus sueños, sus ilusiones, le quitaste todo lo que ella tenía.
¿Sabes lo que siente escuchar decir a tu mejor amiga que preferiría estar muerta
a seguir sintiendo dolor?- y al decir esto ultimo los ojos de Miriya se llenaron
de lagrimas
-Mir, ya es suficiente, vamos- dijo Max tomando suavemente el brazo de Miriya
-aún no he terminado- dijo Miriya mirando de reojo a Max y luego fijando su
mirada nuevamente en mi -tu sola presencia le produce dolor y yo no te permitiré
acercarte a ella, no te dejare que le sigas haciendo daño, ¿y sabes que? Quizás
tú y esa perra de Graham están hechos el uno para el otro, pues en lo único que
piensan los dos es en ustedes mismos, los dos son unos egotistas, egocéntricos y
no me mires con esa cara Hunter tú sabes perfectamente que tú eres un maldito
egotista, solo tú podrías dañar a la persona que más te ha amado en el mundo
¿dime así con traición es como vas a pagar el amor que Lisa te ha dado todo este
tiempo?. Eres malvado Rick Hunter, eres el ser humano más despreciable que he
conocido y pobre de ti si te acercas a Lisa, porque la imperativa se apoderara
de mi y olvidare que alguna vez fuimos amigos, olvidare que fuiste mi superior y
olvidare que has salvado la vida de Max y la mía y te voy a matar, te voy a
....-
-Miriya- dijo Max, ahora más fuerte y esta vez Miriya masculló algunos insultos
en zentraedi y apretó más sus mandíbulas para luego continuar
-te desprecio Rick Hunter, porque lo que le hiciste a Lisa no tiene perdón y
para mi estas muerto, todo lo bueno que vivimos juntos desapareció y solo te
digo esto, aléjate de Lisa o sentirás el poder Zentraedi y sabrás lo que es una
guerra Quadrono- dijo Miriya con fuego en sus ojos y luego se dio media vuelta y
se marchó, Max me miró por unos instantes y luego miró al suelo y se fue tras
Miriya
Y ahí me quedé yo, de pié en medio de la tribuna, sin saber que hacer o decir,
las palabras de Miriya habían sido tan certeras que solo que quedaba un profundo
dolor en el pecho y la pregunta que no dejaba de repetirse en mi mente una y
otra vez ¿Cómo había sido capaz de hacer todo esto? ¿Cómo le había hecho esto a
Lisa?.

LISA
Llegue a mi oficina seguida por mi escolta y recogí gran parte de las cosas que
allí se encontraban
-Caroline has los arreglos necesarios para entregarle esta carta a los miembros
del consejo y a todas las personas que sean necesarias- dije y le entregué un
sobre a Jenssen
-si señora- dijo ella con la voz un poco apagada
-también preocúpate de que el comandante de la unidad le dé hoy el día libre a
Roy-
-lo llamaré enseguida-
-gracias, y luego puedes ver que mis cosas personales sean empacadas y las
lleven a la casa del almirante Sterling-
-yo misma las empacaré -
-ah y por favor que el almirante Hunter no se entere de que estoy en la casa del
almirante Sterling-
-no lo hara Señora, no por nosotros- dijo Caroline y agachó la mirada
-Caroline no estés triste, tarde o temprano esto tenia que suceder- dije y puse
mi mano en el hombro de Caroline
-la vamos a extrañar mucho Señora, usted ha sido una gran inspiración para todos
nosotros y ciertamente mucho más que un superior al menos para mi-
-y tú has sido mucho más que mi ayudante y créeme yo también los voy a extrañar
mucho- dije y di una sonrisa triste y luego abracé a Carolne - no estés tan
triste Caroline, no me voy para siempre, podremos vernos fuera de la base-
-lo sé Señora- dijo Caroline cuando nos separamos y limpio las lagrimas
-ya, no llores que me harás llorar a mi- dije
-no se preocupe Señora, ya estoy bien- dijo ella y luego agregó- yo me encargaré
de hacer todo lo que me pidió
-muchas gracias- dije y puse nuevamente mi mano en su hombro y entonces
aparecieron Max y Miriya
-¿estas bien Lisa?- me preguntó Miriya cuando estuvo a mi lado
-si estoy bien-
-no puedo creer que hayas renunciado ¿tiene esto algo que ver con Rick?- me
preguntó algo molesta Miriya
-si y no, pero no quiero hablar de esto aquí- dije
-Lisa tiene razón, porque no vamos a casa- dijo Max
-si tienes razón, vamos a casa- dijo Miriya y nos fuimos a su casa, seguidos por
mi comitiva, que aun no quería dejarme

Roy
Apenas pude salí de mi estación de comando y corrí hasta las oficinas de mi
madre, no podía creer lo que había escuchado, no podía creer que mi madre
renunciara, esto no podía ser y lo único que pensaba era que el culpable de todo
esto era mi padre.
Llegué a la oficina de mi madre y allí solo me encontré con Jenssen
-teniente ¿dónde esta mi madre?- le pregunté
-sé fue del comando- dijo ella con voz triste
-rayos-
-pero no te preocupes, digo no se preocupe-
-olvida las formalidades conmigo Caroline, solo soy de mas antigüedad por un
año-
-esta bien- dijo ella con una sonrisa -se fue con los Sterling-
-que bueno que no se fue sola-
-ah y me pidió que le solicitara a tu comandante que diera el día libre-
-¿enserio y que dijo McGill?-
-qué claro que tenías el día libre y si quieres puedo pedir que un vehículo te
lleve a la casa de los Sterling-
-te lo agradecería eternamente- dije y tomé una de las manos de Caroline
-solo tengo que hacer unas llamadas- dijo ella y se alejo de mi.
Llegué a la casa de los Sterling y allí me encontré en salón de la casa a mamá,
a tío Max, a tía Miriya y a Aurora, sentados bebiendo café
-Mamá ¿por qué renunciaste?- fue lo primero que pregunté cuando estuve a su lado
-hola hijo- dijo ella
-hola mamá- dije un poco avergonzado sintiéndome como un niño de siete años
-¿quieres algo Roy?- me preguntó Aurora
-no nada gracias- dije y no pude evitar sonreírle, pero volví inmediatamente la
vista a mi madre quien estaba sonriendo -¿qué paso mamá porque renuncias?- le
pregunté serio
-porque ya era el momento de hacerlo- me contestó ella seriamente mientras todos
los Sterling abandonaban el salón para dejarnos conversar solos
-mamá, apuesto que tiene que ver con mi padre-
-no tiene nada que ver con tu padre-
-por favor mamá, a puesto que lo haces para evitarlo-
-claro que no- dijo tratando de sonar convincente pero su mirada la delató
-quizás un poco pero esa no es la razón principal, escucha Roy ya era el momento
de que renunciara, estoy en el ejercito desde que tengo 17 años y creo que ya es
hora de descansar-
-y justo ahora te das cuenta de eso ¿ahora que mi padre..?-
-no, quizás eso lo detono ¿pero por qué crees que demore tanto la nominación del
consejo?-
-porque estabas evaluando lo beneficioso del ofrecimiento- dije evitando mirarla
-como si hacer eso demorara seis meses- dijo sarcásticamente -era porque sentía
que no era correcto que aceptara el cargo, que ya estaba cansada- dijo ahora mas
serena
-¿pero renunciar mamá?-
-¿qué mas puedo hacer?- dijo y dio una pausa y tomo mis manos -escucha hijo,
estoy cansada, he estado haciendo lo mismo por demasiado tiempo, por muchos años
he sido la almirante Hayes y ya estoy cansada de ello, además el ejercito
necesita personas nuevas, un cambio de aire-
-pero si tú eres la mejor, el ejercito te necesita-
-no lo creo amor, nadie es tan indispensable- dijo con una sonrisa
-¿y que vas a hacer ahora?- pregunté preocupado
-no lo sé, quizás viajar-
-¿quizás?-
-veras- dijo y se puso de pie -yo.. quiero hacer un viaje, necesito estar sola
por un tiempo para pensar-
-¿qué? ¿tú sola?- dije espantado y me puse de pié -pero mamá de que estas
hablando tú no puedes andar sola-
-Roy por favor- dijo ella un poco molesta -no soy una niñita y sé cuidarme bien
sola-
-lo sé, pero es que es peligroso-
-escucha Roy, de verdad necesito hacer este viaje, necesito reflexionar un poco
respecto a mi vida-
-¿reflexionar respecto de que?, ¿y porque tienes que viajar?, puedes reflexionar
perfectamente bien aquí-
-porque siento que lo debo hacer, como ya te dije he sido la almirante Hayes por
mucho tiempo, por años no he sido más que una oficial del ejercito y la esposa
del almirante Hunter, necesito recordar quien es Lisa Hayes, recuperar a la Lisa
que era antes de entrar al ejercito, la jovencita alegre y soñadora-
-esto es culpa de él, si él no hubiese...- dije y apreté mis mandíbulas, sabía
que a mamá le molestaba que hablara mal de mi padre
-Roy- dijo ella enfadada -no tiene nada que ver con eso, es algo que necesito
hacer por mi misma y para mi, no tiene nada que ver con tu padre, ni con lo que
hizo o dejo de hacer-
-lo siento mamá- dije agachando la cabeza, unos momentos después sentí la suave
mano de mi mamá acariciando mi cabello
-escucha hijo, yo siento que necesito y quiero hacer este viaje, quizás este
cambio en mi vida me haga bien, me ayude a sanar las heridas-
-entonces ya tienes todo decidido-
-bueno no todo, pero si estoy segura de que lo voy a hacer-
-¿y a donde vas?- pregunté
-no lo sé, en realidad quiero que sea un secreto-
-bueno entonces no le diré a nadie-
-es que será un secreto para todos, creo que si quiero que este viaje funcione
necesito estar sola-
-pero mamá- proteste
-Roy, puedo cuidare sola y además estaré en contacto, solo que no quiero que
sepan mi destino-
-no estoy de acuerdo con ello, me parece peligroso- dije nervioso
-no hay nada que preocuparse- dijo mi mamá y me sonrío -te escuchas como Max-
-pero es que tengo razón-
-te preocupas demasiado, estaré bien-
-¿cuándo te vas?- pregunté temeroso
-un día antes del despegue del sdf-5
-pero mamá, tu construiste esa nave, te mereces verla despegar-
-yo no la construí, ayude ha hacerlo y no me perderé de mucho, he visto despegar
a muchos SDFs-
-sigo pensando que no es justo y que no esta bien, pero si tú sientes que es tan
necesario que lo hagas entonces cuentas con mi apoyo- dije finalmente tomando
las manos de mi madre entre las mías
-sabía que podía contar contigo- dijo mamá sonriendo
-siempre puedes hacerlo mamá-
-te quiero mucho- dijo mamá y me abrazó
-yo también mamá- dije

LISA
Tenía todo listo para mi viaje, mis maletas estaban hechas y todos los tramites
necesarios para el viaje también. Había hecho algunas llamadas y ya tenía fijado
el destino para mi viaje, ira a nueva Praxis, a ver a Bela ya reencontrarme con
la hermandad y visitaría algunos de los planetas que había visitado cuando viaje
con REF, de regreso pasaría unos días en Marte, en la remodelada base Sara y
finalmente regresaría a la Tierra y ya había decidido que me radicaría en
Australia y había pedido a Max que hiciera los tramites necesarios para
comprarme una casa perdida en las montañas, una cabaña para descansar, desde
donde se viera a lo lejos el mar.
Estaba sentada en la cama de la habitación de Dana y por alguna razón me sentía
incomoda, sabía que había algo me faltaba por hacer y no sabía que era eso
exactamente, mire el techo por unos instantes y luego me puse a jugar con un
lápiz que había en la mesa de noche y fue cuando este calló de mis manos que
supe que era lo que necesitaba hacer, necesitaba escribir una carta, una carta
para Rick.
Supongo que ahora que me iba de viaje necesitaba decirle algunas palabras,
explicarle el daño que me había causado y quizás decirle que estaba tratando de
perdonarlo, si quería que el viaje de descubrimiento personal y sanación
funcionara creo que no podía dejar tantas cosas inconclusas con Rick,
ciertamente no lo había perdonado aún, era imposible que lo hiciera tan pronto y
quizás jamás lo haría, pero tenía que explicarle mis decisiones. ¿Por qué sentía
que tenia que explicarle mis decisiones? No lo sé, quizás porque a pesar de todo
lo que me ha hecho, aún siento algo por él, es como le dije a Roy, el amor no se
acaba de un día a otro.
Y tenía que escribirle, porque era incapaz de verlo a la cara y decirle las
cosas que tenía que decirle, sabía que toda mi resolución y todas mis
intenciones desaparecerían si me quedaba demasiado tiempo mirando sus ojos
azules, suplicando perdón. Porque a pesar que el dolor agudo de los primeros
días estaba desapareciendo, aun no era capaz de enfrentarlo y por otro lado yo
jamás había sido buena para decirle todo lo que siento a la cara, hablando.
Cuando terminé la carta era tarde, demasiado tarde como para pedirle a alguien
que la fuera a dejar y ciertamente yo no iría a dejarla, pero ¿a quien podría
pedirle que lo hiciera?, el correo sería demasiado lento. Finalmente decidí que
mañana temprano, antes de tener que abordar el transbordador que me llevaría a
nueva Praxis, pasaría por la casa y dejaría la carta, sin que Rick lo notara.

RICK
Estaba acostado con el uniforme del día anterior aún puesto, no tenía fuerzas de
levantarme, no tenía ganas de hacer nada. Aun estaba impactado por la decisión
de Lisa de dejar el ejercito y aún me dolían las palabras de Miriya.
Lisa, no podía dejar de pensar en ella, en el dolor que le había ocasionado, en
todas las cosas de ella que no había sabido valorar, en todo lo idiota que había
sido al permitir que las pasiones me dominaran y no recordar a la gran mujer que
tenía a mi lado y traicionarla así como lo había hecho, tan fría y
descaradamente. Recordaba como le había mentido, le había mentido mirándola a
los ojos, la había utilizado para satisfacer mis pasiones, pasiones que no
significaban nada, que una vez consumadas no dejaban nada a diferencia de
nuestros años de matrimonio que me habían dejado tantas cosas, todo el tiempo
junto con Lisa me había enriquecido y hecho crecer como pocas cosas en la vida y
yo lo había tirado todo por la borda y mientras más pensaba en ello, más pensaba
en el dolor que le estaba ocasionando a Lisa, en lo herida que se debía sentir y
tenia miedo, tenía pánico por su reacción, yo sabía perfectamente bien lo
autodestructiva que es Lisa, lo depresiva que puede llegar a ser y las palabras
de Miriya resonaban en mi mente una y otra vez "¿Sabes lo que siente escuchar
decir a tu mejor amiga que preferiría estar muerta a seguir sintiendo dolor?".
Sí algo le sucedía a Lisa por mi culpa jamás me lo perdonaría.
Y entonces una puntada repentina me oprimió el corazón y como un resorte me puse
de pié y salí corriendo de la habitación, "Lisa" era lo único que se repetía en
mi mente y era lo que me movía a correr con urgencia hasta la entrada de la casa
y entonces vi un sobre en el suelo al lado de la puerta de entrada, lo tomé
lentamente en mis manos y pude ver allí la letra de Lisa, con su hermosa letra
estaba escrito mi nombre.
Abría la puerta inmediatamente, pero ya era muy tarde, el Jeep de Lisa se
alejaba a toda velocidad y a pesar que corrí rápidamente detrás de él, era
imposible que lograra alcanzarlo. Mire nuevamente el sobre y camine hasta la
casa, me senté en el salón y lo abrí lentamente, con miedo, con ansiedad, con
preocupación y con un poco de esperanza.

"Es difícil escribirte algo en estos momentos, pero supongo que ahora que me voy
de viaje y que pretendo iniciar una nueva etapa en mi vida, hay cosas que
necesito decirte y que no puedo guardar para mí si quiero de verdad dejar esta
etapa atrás y comenzar a sanar.
Son tantas cosas las que necesito decirte y creo que la mejor forma de hacerlo
es mediante esta carta, no tengo el valor de verte, no tengo el coraje necesario
para mirarte a los ojos y decírtelo, las heridas aún duelen demasiado.
Supongo que nunca sabrás lo mucho que me heriste al caer en los brazos de Graham
y no te culpo por ello, ahora estoy completamente segura que nunca me amaste, no
digo que no me quieras, sé que lo hacer no veo otra forma de me aguantaras todo
este tiempo, pero no me amas o al menos no de la misma forma en que yo te amo a
ti, porque si me amaras no hubieses caído en sus brazos. Quizás hubo algo que yo
no supe darte, algo que te falto, no lo sé, son tanta las preguntas que rondan
mi cabeza para tratar de explicarme el por qué de tus acciones que ya
simplemente trato de no pensar en ello y simplemente trato de aceptar el hecho
de que finalmente no estabamos hechos el uno para el otro, que todos estos años
fueron un sueño, mi sueño y que como todos los sueños tienen un final y Graham
fue lo que puso final a mi sueño.
Quizás yo debería pedirte perdón por forzarte todos estos años a vivir mi sueño,
por amarrarte a mi lado y no dejarte ser libre, ser feliz, por no dejarte hacer
lo que tú querías, por no dejarte ser feliz con quien tú quisieras. Pero de
verdad pensé que podíamos ser felices juntos, pensé que realmente estabamos
destinados a estar juntos, supongo que me equivoque y me equivoque en grande,
porque todos estos años que vivimos juntos ninguno de los dos fue realmente
feliz, tú porque estabas atado a alguien a quien de verdad no amabas y yo porque
siempre tuve miedo, siempre temí que despertaría de mi sueño, de mi cuento de
hadas, como hoy finalmente lo hago. Pero si debo decirte que me diste el regalo
más hermoso que se le puede dar a alguien y también una de las mayores
felicidades, me diste a Roy, nuestro hijo fue la única verdadera felicidad que
ambos compartimos.
Y ahora que me voy de viaje supongo que me llevaré conmigo los recuerdos
agridulces de todo lo que vivimos juntos, espero que este viaje me ayude y logre
cerrar un poco las heridas, porque solo cuando ellas estén cerradas yo podré
comenzar a tratar de perdonarte, porque más que perdonarte porque te
involucraste con Graham creo que debo perdonarte por traicionarme, por mentirme,
porque creo que fue eso finalmente lo que más me dolió, que me mintieras de la
forma en que lo hiciste.
Sé que piensas que estoy equivocada, que tú si me amas y que me necesitas, pero
ambos sabemos que yo no soy lo que tú necesitas, yo solo soy la cordura y la
estabilidad que necesitas en tú vida, tú decisión correcta, pero no la persona
que amas, yo no soy la mujer de tus sueños ni la mujer ideal para ti. Y quiero
que sepas que de todo corazón y aun que me duela aceptarlo espero que ahora
encuentras el amor que no encontraste en mi, que seas feliz, que la vida te
trate bien y que finalmente encuentres el amor de tu vida. Porque hay algo que
tengo claro, no podemos volver a estar juntos Rick, simplemente yo no puedo, no
puedo volver a tu lado, es demasiado doloroso para mí, si me cuesta verte a la
cara, creo que no podría resistir el dolor de vivir nuevamente contigo e
ilusionarme nuevamente para descubrir que todo fue un espejismo, no puedo, no
puedo seguir haciéndome daño.
Así que supongo que esto es una especie de adiós, aunque estoy segura que nos
volveremos a ver, pero nunca volveremos a estar juntos.
Cuídate mucho y aun que creo que esta demás decirlo mi corazón guía ahora mi
mano y creo que debo decirlo una ultima vez, te amo y no sé si eso vaya a
cambiar algún día, pero creo que hay personas que están destinadas a permanecer
solas, personas a las que simplemente su media naranja se les extravío y creo
que yo soy una de esas, pero no te preocupes estaré bien, de ello estoy segura,
me las arreglare para estar bien, siempre lo hago.
Adiós."
Al momento de terminar de leer la carta de Lisa, la tinta con la que la había
escrito estaba completamente corrida a causa de mis lagrimas, la había perdido,
la había perdido para siempre y no me quedaba nada más por hacer que llorar y
lloraba amargamente y sentía que mi corazón se partía en dos, sentía que sin
ella la vida se me escapaba y repetía en mi mente cada una de las palabras de su
carta y sentía el dolor que había puesto ella en cada una las frases que había
escrito.

LISA
Llegamos al terminal de despegue, desde donde saldría el transbordador y junto a
mí iban Max, Miriya, Aurora y por supuesto Roy. Dejamos mi equipaje en el
terminal y nos encaminamos a la loza de despegue. Estuvimos allí de pié unos
instantes, hasta que escuchamos el anuncio de que el abordaje de los pasajeros
se requería en a lo menos tres minutos
Respire hondo y me volteé con mi mejor sonrisa hacia ellos, de la primera que me
despedí fue de Miriya
-Mir, amiga, gracias por todo, no tengo palabras para agradecerte todo lo que
has hecho por mi- dije y abracé a Miriya
-Lisa no tienes que darme las gracias, tú siempre has estado allí cuando te he
necesitado-
-Mir, no sabes lo que tu amistas y tu apoyo han significado para mi en estos
últimos días, sin ti no sé si habría sido capaz de salir adelante-
-tú hubieses hecho lo mismo por mi ¿no es así?- dijo Mir con los ojos llenos de
lagrimas
-claro que sí- conteste, sonriendo a pesar que mis ojos estaban llenos de
lagrimas
-es por esto que no me gustan las despedidas, los zentraedis no lloramos- dijo
Miriya algo molesta, tratando de disimular las lagrimas
-no es una despedida Mir, me voy por un tiempo, pronto volveré- dije limpiando
mis propias lagrimas
-y aquí estaremos esperándote-
-gracias Mir, cuida de este pequeño testarudo, mientras estoy de viaje
¿quieres?-
-claro que si, lo cuidare como si fuera mi hijo- dijo Miriya y tomo del brazo a
Roy
-bueno adiós Mir, nos vemos- dije y abracé a Miriya fuertemente, luego camine
hasta Aurora
-adios Aurora, cuídate mucho ¿sí?- dije abrazándola
-usted también tía, cuídese mucho-
-no trabajes mucho en el consejo, pero trata de mantener a raya a todos esos
viejos gruñones-
-eso haré tía, no se preocupe, yo me encargare de velar por mantener nuestros
ideales-
-gracias Aurora y quieres de vez en cuando ver como se comporta este aviador-
dije y me acerqué a Aurora para que Roy no me escuchara - por alguna razón tú
eres la única a la que escucha- dije y le guiñé un ojo
-tía- dijo Aurora algo avergonzada
-mamá ¿qué le dijiste a Aurora?- preguntó Roy un poco nervioso
-nada Roy, nada- dije y sonreí
-no se preocupe tía, yo vigilare a este jovencito- dijo finalmente Aurora
-eso espero y cuando regrese me contaras todas sus travesuras-
-perida cuidado, le entregaré un reporte completo-
-así me gusta- dije y tome la mano derecha de Aurora -adiós Aurora-
-adiós tía, cuídese mucho- dijo Aurora y me abrazó
ahora fue Max quién se acercó a mí
-Lisa- dijo tomándome por los codos
-Max, muchas ...- traté de decir pero la garganta se me oprimió
-no tienes nada que agradecer- dijo Max y me abrazó -siempre podrás contar
conmigo Lisa-
-y tú conmigo- dije cuando había contenido las lagrimas -Max, cuida a Roy-
-claro que sí-
-y...- di una pausa, necesitaba hacerlo -y cuida a Rick también, esta muy sólo
ahora y si Roy sigue enfadado con él, entonces no le queda a nadie y tú conoces
a Rick-
-no podría dejarlo sólo Lisa, a pesar de todo Rick es mi mejor amigo-
-gracias Max, eres el mejor hombre que pisa la tierra- dije y abracé a Max
nuevamente
-y tú la mujer con el corazón mas bondadoso- dijo Max antes de soltarme
-nos vemos pronto-
-claro, cuídate mucho y regresa pronto- dijo Max
Ahora solo me quedaba despedirme de Roy y sabía que sería duro, me acerqué a él
lentamente
-Roy- dije y traté de mirarlo a los ojos
-¿no hay nada que te pueda decir para que te quedes?-
-debo hacer este viaje Roy, necesito hacerlo por mi-
-¿y no hay una posibilidad de que me lleves contigo?-
-hijo- dije y acaricié suavemente su rostro
-es que no es justo que tengas que pasar por esto tú sola-
-pero debo hacerlo-
-te voy a extrañar mucho-
-y yo a ti-
-prometeme que a penas sientas que estas listas me avisaras y volverás-
-te lo prometo- dije y aparté su desordenado cabello de sus ojos -Roy hijo-
-no me pidas que lo perdone, no puedo-
-es tu padre, amor, no puedes odiarlo para siempre-
-¿porqué no?-
-Roy- dije algo disgustada y dolida, tomé su rostro entre mis manos -porque yo
sé que lo quieres y además porque no es bueno y también porque si yo estoy
tratando de perdonarlo tú también puedes-
-¿cómo puedes perdonarlo? ¿cómo?- preguntó Roy con los ojos llenos de lagrimas
-no lo sé- dije y me encogí de hombros y luego lo mire fijamente a los ojos -Roy
prométeme que al menos trataras de hacer las paces con él-
-mamá- dijo Roy en tomo de protesta
-Roy- dije con voz firme -solo trata de hablar con él, no te pido que lo
perdones, solo que trates de hacer las paces con él antes que yo vuelva-
-esta bien- dijo Roy a regañadientes
-¿no te escuche?-
-que esta bien, trataré de hacer las paces con él-
-te quiero mucho- dije y le di un beso en la frente
-yo también mamá, yo también te quiero mucho, eres la mujer a la que más quiero-
-mi niño- dije y nos abramos fuertemente
-te voy a extrañar mucho-
-yo también mi vida- dije y volví a tomar su rostro entre mis manos -cuídate
mucho Roy y hagas locuras ¿quieres?-
-nunca las hago- dijo tratando de lucir inocente
-no vas a culpar a Anderson ahora por estrellar el ultimo alpha que te dieron-
-bueno tú sabes, ella es ..-
-Roy- dije en tono de reproche
-esta bien mamá, te prometo que no haré ninguna locura-
-bien, ahora dale oro abrazo a tu madre y rápido porque si no el transbordador
me va a dejar- dije
-cuidate mucho y vuelve pronto ¿sí?- dijo Roy y me abrazó fuertemente y me dio
un beso en la mejilla
-tu también cuídate y haré todo lo posible por regresar pronto-
-te quiero mucho-
-yo también te quiero- dije y le di un beso en la mejilla y le desordene su
cabello
-mamá- dijo Roy protestando y tratando de acomodar nuevamente su cabello
-adios- dije sonriendo
-adiós-

CONTINUARA...


Mar May 18, 2010 8:48 pm
Perfil
Coronel
Coronel
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 27, 2009 1:13 am
Mensajes: 530
Nota Re: ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 5 FINAL PARTE 1
gracias por compartirlo!

_________________
Ne Obliviscaris!


Lun Jun 07, 2010 7:45 pm
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 2 mensajes ] 

No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro