Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Mar Oct 15, 2019 4:21 pm


COMUNIDAD EN ESPAÑOL DE MACROSS Y ROBOTECH: EXPANSIONES Y DESARROLLO DE JUEGOS, SUBTITULADO DE SERIES Y PELÍCULAS (SKULL TEAM FANSUB), RADIO, TV, SERIES ONLINE, ARTE, VIDEOS, MODELOS 3D Y LA MEJOR INFORMACIÓN DE TUS PRODUCCIONES FAVORITAS.

Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
 ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 4 
Autor Mensaje
Cabo
Cabo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Mar 25, 2010 9:40 pm
Mensajes: 35
Nota ¿Y fueron felices para siemrpe? - Capitulo 4
Nota: advertencia, aquí el fanfic se vuelve super triste.

¿Y fueron felices para siempre?
capitulo 4
"los sueños se rompen"

LISA
Me senté frente a la pantalla y accione el vídeo y frente a mis ojos comenzaron a aparecer las imágenes. Imágenes grabadas el día en que yo había anunciado al consejo la nueva tecnología a bordo del sdf-5.
La puerta de la sala de juntas se cerraba de golpe y Graham con su caminar cadencioso y su voz melosa le decía a Rick
-lamento que tu esposa se molestara-
-esta bien, no te preocupes- le contestaba Rick
-¿no te recuerda algo esta situación?- decía ella mientras se paraba frente a él
-¿qué me puede recordar?- preguntaba Rick nervioso
-vamos, se que lo recuerdas- dijo ella inclinándose un poco más hacia él
-Sue- dijo Rick esquivándola y poniéndose de pie
-esto me recuerda esa vez en la sala de juntas en Tirol, en la que casi fuiste mío- dijo ella poniéndose una mano en la cintura.
-eso fue hace mucho tiempo- dijo Rick aclarando su garganta
-para ti, pero no para mí y créeme esta vez no te dejare escapar- dijo Graham y camino hasta la puerta y la cerró con llave
-¿qué crees que haces Sue?- preguntó Rick llegando hasta donde estaba ella
-lo que escuchaste Rick, esta vez no te dejare escapar como esa vez en Tirol- dijo ella con una voz cargada de sensualidad
-te recuerdo que soy un hombre casado-
-ese no fue impedimento en Tirol-
-en Tirol nunca paso nada-
-solo porque siempre alguien nos interrumpía-
-Sue ...- decía Rick pero ella puso su mano sobre su boca
-se que me deseas tanto como yo a ti- dijo ella casi en un susurro cerca de su oído
-Sue basta alguien puede venir-
-la puerta esta cerrada- dijo ella y comenzó a caminar contra Rick haciendo que él retrocediese y chocara con la mesa
-Lisa puede volver-
-esta demasiado preocupada con su nueva nave como para darse cuenta, tal como en Tirol-
-esto no esta bien Sue-
-vamos Rick se que sientes cosas por mi, lo veo en tus ojos, son los mismos ojos con que me miraste esa vez en la sala de juntas donde me tomaste en tus brazos y me besaste con una pasión que jamás había experimentado-
-han pasado muchas cosas desde entonces Sue, yo ya no soy el mismo-
-a mi no me engañas Rick, son los mismo ojos de pasión contenida, los mismos con los que me mirabas esa vez, que de no ser por un ataque invid hubiésemos terminado haciendo el amor en una mesa igual a esta-
-escucha Sue, lo que paso en Tirol- dijo Rick tratando de soltarse da Graham
-lo que paso en Tirol no se va a repetir aquí, esta vez no te dejare escapar- dijo Graham y sin previo aviso lo beso
-Sue alguien puede venir- dijo Rick entrecortadamente debido a los besos de Graham que en un comienzo trato de evitar pero que después cedió a ellos
-la puerta esta cerrada, nadie va a entrar-
-¿qué pasa si hay una emergencia?- articulo dificultosamente Rick que ahora había tomado el rostro de Graham entre sus manos
-se las pueden arreglar sin ti, ahora solo somos tú y yo- dijo ella y comenzó a desabrocharse la chaqueta del uniforme
-esto es un error Sue, yo estoy casado-
-shhh, eso no importa ahora- dijo ella y lo beso nuevamente y esta vez Rick contestó a su beso el que se transformo en un apasionado beso. Mientras que las manos de ella viajaban por la chaqueta del uniforme de Rick desabrochando botones y deslizándola por los brazos de este
-eres tan bella Sue, estas tal y como te recordaba- dijo Rick mirándola a los ojos fugazmente antes de continuar besándola
Entre besos cayeron sobre la mesa botando gran parte de las cosas que se encontraban sobre ella, en pocos instantes quedaron semidesnudos y murmurando cosas inteligibles a causa de la pasión.
Apague la cinta, no necesitaba ver lo que seguía a continuación, sabía perfectamente lo que era.
Cerré los ojos como una forma de evitar caer en la cuenta de la verdad y junto con mis ojos cerré mi alma, como si así pudiese evitar sentirme tan vulnerable, como si con ello evitara sentirme tan engañada.
Y entre tanto buscaba palabras para clasificar lo que sentía, fue como si de repente hubiese caído sobre mi un balde de agua fría que me revelaba que era cierto todo lo que sospechaba y todo parecía derrumbarse ante mis ojos, mi matrimonio, Rick, mi amor por él y hasta mi razón parecía haberse escapado por medio de las finas lagrimas que sin darme cuenta habían escapado de mis ojos.
Todo pasaba en cámara lenta ante mis ojos, o por mi mente ya no estoy segura. Y la ira, la pena, el odio, la rabia, la tristeza, el dolor, todo se agolpaba en mi, sentí como si de un golpe me hubiesen quitado algo, o quizás roto algo que me apretaba el pecho, que se atascaba en mi garganta y que se agolpaba en mis ojos en forma de lagrimas que ahora me negaba a dejar escapar.
Y de pronto como una revelación sentí que la verdad me había sido finalmente dada a conocer, era como si todas las mentiras o mejor dicho la gran mentira en la que viví todos estos años se desvaneciera ante mi. Rick jamás estuvo enamorado de mi, yo solo fui su elección correcta. Y con ello el dolor que invadía mi pecho y que me impedía ver con claridad se disipo de mi, fue como si a cambio de la verdad todos mis sentimientos me hubiesen sido arrebatados o al menos de eso me traté de convencer.
Me puse de pié y limpié mis lagrimas, no permitiría que nadie me viese en esas condiciones. Podría estarme muriendo por dentro, de hecho me sentía como si mi alma se hubiese muerto, porque ya no me quedaba nada de lo que había luchado por conseguir al lado de Rick, pero nadie se enteraría.
Respire hondo y con ese respiro escondí en lo más profundo de mi cuerpo los restos de mi corazón roto y el dolor que las imágenes me habían causado, ya no me quedaban sentimientos, solo una fría caparazón que me protegería y que era todo lo que Rick me había dejado.
Camine hasta la puerta y acomode levemente mi cabello y mi uniforme, respire nuevamente hondo y abrí la puerta. Al atravesar la puerta sentí, tal como si me hubiese desdoblado, que la Lisa ingenua y crédula se quedaba allí dentro y que la Lisa que salía era una especie de caparazón indestructible, que ha no se podía romper, pues ya esta completamente roto.
-¿quién más sabe de esta cinta?- pregunté cuando estuve frente a Jenssen y Van der Roerh con una calma que me sorprendió a mi misma y que dejo a los dos oficiales en silencio unos momentos, finalmente Caroline reaccionó
-nadie mas señora-
-¿qué hay de los operadores de las cámaras de vigilancia?- pregunté
-no la obtuvimos por el sistema de la s cámaras de vigilancia señora- contestó el teniente
-¿entonces como?-
-las cámaras de vigilancia se desconectan cuando hay reuniones del alto mando y los únicos con la autoridad para reponer el sistema son el almirante Hunter y su ayudante- dijo van der Roerh
-¿y como es que yo vi esa cinta?.
-yo trabaje en comunicaciones y espionaje, yo me infiltré al sistema de seguridad he hice una filmación encriptada de lo que ocurría en la sala - dijo van der Roerh
-¿entonces nadie más que ustedes sabe de la cinta?- pregunté
-así es señora- dijo Jenssen
-espero contar con su absoluta discreción, nadie más de enterarse del contenido de esa cinta- dije seriamente
-no tiene que decirlo señora, por nosotros nadie se enterara del contenido de la cinta- dijo Jenssen
-si señora, pierda cuidado- agregó Van der Roerh
-confio en ustedes y por sobre todo confío en su discreción- agregué
-no defraudaremos su confianza señora- dijo Jenssen
-bien, entonces ahora iremos a la reunión del consejo, tal como estaba previsto- dije y caminé hasta mi oficina
Llegue como si nada a la reunión del consejo, salude a mis amigos y a Rick solo lo salude formalmente. Los oficiales comenzaron exponer. Baker hablo de las versatilidades de los nuevos alphas y de los sistemas de defensa y Penn hizo casi lo mismo al respecto de las naves escolta. Scott habló del monitoreo a la resistencia y Rick hablo de la tripulación a bordo de la nave.
Ahora era mi turno de hablar y comunique alegremente que el sdf-5 estaba listo para partir, que en dos días más bajaría a la tierra y que de ahí daría el salto a Marte, para recoger allí mas tropas y que desde allí daría su salto final.
Terminada la reunión permanecí sentada en mi asiento
-Rick y Scott pueden quedarse unos momentos-
-claro- dijo Scott y volvió a sentarse
-¿qué sucede?- me preguntó Rick
-estoy preocupada por la resistencia, ha estado muy silenciosa últimamente, creo que planea algo- dije mirando a Scott
-inteligencia también lo cree por eso hemos estado monitoreandolos de cerca, y estamos casi seguros de que planean algo, pero no sabemos con exactitud que- dijo Scott
-¿crees que traten de sabotear el sdf-5?-pregunté algo preocupada
-puede ser que traten de atacarlo una vez en vuelo- dijo Scott
-no podemos permitirlo, el despegue del sd-5 no puede ser empañado por la resistencia-
-no te preocupes Lisa, mi gente hace todo lo posible por adelantarse a la resistencia y además la seguridad del sdf-5 esta a cargo del general Grant y ha pedido protocolos de seguridad muy estrictos- dijo Scott
-eso es cierto, Vince a pedido estándares de seguridad pocas veces vistos, además tú sabes lo dedicado que es Vince- dijo Rick
-¿y que hay de la tripulación?- dije
-ya hice lo que me ordenaste, toda la tripulación ha sido revisada tres veces, tanto por inteligencia como por mi- me contestó Rick
-bien- agregue y luego mire a Scott -Scott ahora si no te molesta puedes dejarnos solos unos momentos-
-claro que no Lisa, con su permiso- dijo Scott y nos saludo militarmente a ambos y luego se fue
Rick me quedo mirando sentado en su puesto mientras yo me puse de pie
-todavía no haces llegar tu lista de invitados a inteligencia- dije desinteresadamente
-aun no he pensado en quienes voy a invitar, pense que haríamos la lista juntos- dijo Rick
-¿qué hay del resto de los invitados?- pregunte tratando de no llegar al punto
-Vince e inteligencia las revisan-
-bien, entonces no doy más rodeos y te aviso que seré yo quien dé el discurso el día del aterrizaje del sdf-5-
-¿no ibas a dar tú el discurso del despegue?- me preguntó Rick un tanto sorprendido
-quizas, quizás lo dé un miembro del consejo, lo estuve reconsiderando y quiero ser yo quien le dé la bienvenida a la tierra-
-me parece bien, tú sabes que no soy bueno para los discursos-
-bien- dije y recogí mis carpetas
-bien- dijo Rick y recogió sus carpetas también
-una cosa más- dije cuando estaba parada al lado de la puerta -la próxima vez que desees acostarte con Graham trata de que no sea en un lugar publico- dije y me sorprendió escuchar la calma con que pronuncié las palabras
-¿de que estas hablando?- me preguntó Rick sorprendido
-ni si quiera intentes mentirme, sé todo lo que paso entre tú y Graham-
-Lisa entre Graham y yo no ha pasado nada- dijo Rick poniéndose de pié y caminando en mi dirección con una seguridad y una confianza, que creo que de no haber visto la cinta le hubiese creído que entre él y Graham no había pasado nada
-como puedes ser tan descarado- dije casi con desprecio y tome la cinta en mis manos -toma quizás quieran ponerla en el documental que te esta haciendo- dije y tire la cinta sobre la mesa de la sala y salí de la habitación dando un portazo
Jenssen me esperaba afuera y al ver mi cara, creo que comprendió lo que había sucedido o quizás fue el portazo que di al retirarme, el asunto es que no dijo una sola palabra y camino unos pasos detrás de mí en silencio hasta el auto.
Fue allí donde yo hable y le pedí que le dijera al chofer que nos llevara hasta mi casa. Una vez allá camine directamente a mi habitación, abrí el closet y saque varios de mis uniformes, mientras Jenssen seguía mis instrucciones y traía dos maletas desde la bodega, llené las maletas y luego salí de la habitación. Me detuve unos instantes a mirar la colección de fotos de la familia que estaban por todas partes de la casa, fotos de mi matrimonio con Rick, de nuestros aniversarios, de las misiones juntos, de Roy, de los tres fingiendo ser una familia feliz, pense. No me lleve ninguna foto de la familia feliz, solo una foto en la que salía junto a Roy sentados en la cabina del Fokker modificado de Rick, una de las pocas veces que salimos a volar juntos solo Roy y yo, y la única vez en la que yo pilotee, que debe haber sido cuando Roy tenía apenas unos siete años.
No pude evitar voltear al cruzar el umbral de la casa, el que sabía que no volvería a cruzar, la tristeza me oprimió con fuerza el corazón al recordar los falsos momentos felices que habíamos vivido en ella, los recuerdos se me aparecían como alucinaciones crueles que me dificultaban respirar y me nublaban la vista.
Finalmente cerré la puerta de la casa, mire a Jenssen y le dije que no me iría en mi transporte personal, que quería estar sola y que utilizaría mi vehículo, camine hasta el garaje de la casa y encontré allí el jeep de ultima generación que Roy me había convencido de comprar, Jenssen junto al chofer subieron las maletas al vehículo.
Y después de repetirme varias veces, tanto Jenssen como el chofer que no debería conducir sola, que era peligroso y que la resistencia podría atacarme, logre subirme a mi Jeep sola, no sin antes ordenarles que se fueran y me dejaran sola casi gritándoles.
Encendí el motor y escape de la casa a gran velocidad, como si el estar en ese Jeep y el conducir rápido pudiesen alejarme de todo y adormecerme, para dejar de sentir el dolor. Conduje por horas, de lo que solo me percate cuando me detuve porque mis brazos se había acalambrado. Solo entonces note que ya no estaba en la ciudad, había salido de los limites de la ciudad y ahora me encontraba cerca de una playa, estacione el Jeep cerca de la playa, las estrellas y la luna iluminaban la noche y el sonido del mar llenaba el ambiente. Descendí del Jeep y mire al cielo, mire las estrellas que siempre había admirado y que habían guiado mi vida.
Como un eco en mi cabeza se escucharon las palabras "llegaremos a las estrellas y mas allá".no pude evitar sonreír, que ironico se escuchaba esto ahora, ciertamente habíamos llegado a las estrellas pero no juntos, o al menos no como yo había imaginado. Solo nos habíamos acompañado en un viaje con miles de aventuras, lleno de sueños que yo había forzado a cumplir, que significaban tanto para mi, pero que para Rick jamás habían significado algo.
Y la carcasa que había impuesto, los sentimientos que creía me habían sido arrebatados y que me había forzado a congelar después de ver la cinta brotaron nuevamente y las lagrimas comenzaron a correr por mis mejillas. Ya no podía seguir mintiéndome a mi misma, no era tan fuerte como todos pensaban y ciertamente ya no podía seguir escondiendo mis sentimientos. Llore sin temores a ser descubierta por alguien, había contenido sentimientos por tanto tiempo, que ya no podía más. Y ahora de todas formas no tenía ningún sentido que los siguiera escondiendo, ya no tenía nada que aparentar, lo había perdido todo, ya no tenia nada que perder, todo aparecía ante mis ojos sin sentido.
Deje de llorar después de un rato, me sentía afiebrada, con la vista borrosa, ahogada. Camine un poco por la playa a oscuras, con mis zapatos en las manos y dejando que la fría agua del mar mojara mis pies. Finalmente me subí a mi Jeep y descubrí que no tenía a donde ir, estaba completamente sola.

RICK
Vi la cinta rebotar en la mesa y llegar frente a mi, me quede completamente paralizado y lo único que me hizo reaccionar fue el portazo que dio Lisa al salir de la sala de junta.
Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y las palabras de Lisa se repetían una y otra vez en mi cabeza "la próxima vez que te acuestes con Graham". Lisa no puede haberse enterado, no puede, pensaba y trataba de convencerme. Repasaba en mi mente lo sucedido ese día con Graham, cuando había cometido el error de dejarme tentar por la joven, estaba completamente seguro de que las cámaras de la sala de juntas estaban apagadas, como era el protocolo cada reunión del consejo, de hecho yo mismo fui quién al salir de la sala unos momentos después de Graham había activado las cámaras de vigilancia, por lo que no había forma de que Lisa se hubiese enterado. Pero si lo había hecho ¿qué pasaría ahora? Me preguntaba con temor.
Finalmente tome la cinta que Lisa había tirado sobre la mesa, active la pantalla que se encontraba frente a mi silla y coloque la cinta en el reproductor.
Frente a mis ojos comenzaron a aparecer las imágenes que mostraban detalle a detalle lo sucedido esa tarde entre Graham y yo en la sala de juntas, mientras veía las imágenes pasar frente a mis ojos me tome la cabeza entre las manos, esto no podía estar sucediendo, no podía estar pasando, era como una pesadilla.
La frustración se convirtió rápidamente en ira, estaba furioso conmigo mismo, con Graham, con el mundo. La ira se incremento rápidamente y terminé por golpear la pantalla donde se reproducían las imágenes, la cual se salió de su soporte y termino en el suelo de la sala de juntas. Todo parecía tan surrealista ante mis ojos, y lo único que se me pasaba por la mente era de donde habían salido estas imágenes. ¿Cómo demonios Lisa había llegado a conseguir las grabaciones?, ¿Cómo había podido ser tan estúpido de acostarme con Graham allí?. si yo no había activado las cámaras y estaba seguro que Logan, mi ayudante tampoco las había activado ¿entonces cómo era posible que las imágenes existieran?. Y de pronto todo se aclaro ante mis ojos, una sola palabra se vino a mi mente. Graham
Me puse de pié violentamente, abrí la puerta casi sin girar la manilla, solo de un tirón y vi a Logan con varias carpetas esperándome fuera de la sala de juntas
-¿dónde esta Graham?- pregunté tratando de que mi voz no reflejara la rabia que sentía, pero fue inútil
-no lo sé señor- contesto Logan mirándome con asombro
-¿cómo que no sabe?- dije y quede mirando a Logan que permanecía de pié junto a mi -pero no se quede parado ahí mirando, encuéntrela ahora- dije en un grito que hizo saltar a Logan y que todo el personal en la sala se volteara a mirarnos
-si señor enseguida- contestó Logan y comenzó a alejarse
-cuando la encuentre me comunica inmediatamente a mi celular- dije mientras comenzaba a alejarme. Llegue hasta los estacionamientos de los cuarteles generales y allí encontré a mi chofer a unos metros de mi automóvil. Estaba tan desesperado que no espere a que el chofer reaccionara y tome yo en su lugar el auto y salí del comando central a toda velocidad.
Llegue hasta la casa que le habían asignado a Graham, estacione el automóvil y me baje de él apretando los puños. Golpeé la puerta con fuerza, no me moleste en tocar el timbre y creo que si Graham no la hubiese abierto tan pronto la hubiese botado.
-¿qué sucede?- preguntó Graham con sorpresa mientras abría un poco la puerta
-¿qué demonios significa esto?- dije mostrándole con la mano izquierda la cinta, mientras que con la derecha abría de par en par la puerta y entraba a la casa de Graham
-¿qué significa que?- preguntó ella cerrando la puerta detrás mío
-no te hagas la tonta conmigo, te conozco demasiado bien- dije mirándola y tire la cinta sobre una mesa próxima
-escucha no sé de que demonios estas hablando, pero no me gusta el tono que estas usando conmigo Rick- me contestó Graham molesta
-escuchame tú a mi- dije y tome a Graham por los brazos con fuerza -sabes perfectamente de que estoy hablando ¿cómo fuiste capaz de hacerme esto?
-¿de hacerte que?- me preguntó ella con una mezcla de miedo y de enojo
-de esto- dije y sin soltarla la llevé hasta la mesa donde tome la cinta con una mano y se la puse en la cara, mientras que con la otra mano la zamarreaba -de esta cinta, ¿qué demonios crees que hacías? ¿quién rayos te crees?-
-no sé que contiene esa cinta, no sé de que me estas hablando-
-acaso crees que soy estúpido, sé que fuiste tú, se que tú hiciste llegar esta cinta a Lisa-
-¿cinta de qué-
-de nosotros dos- le grite a Graham y si era posible apreté su brazo aun más y tire la cinta lejos, que reboto con una muralla y se rompió en varios pedazos -de nosotros dos teniendo relaciones en la sala de juntas-
-¿qué?- me preguntó con sorpresa
-no te hagas la tonta, se que tú estas detrás de esto y más te conviene que no me mientas-
-yo no tengo nada que ver en esto y suéltame Rick que me estas lastimando- dijo soltándose de mis brazos
-¿ah no?, y dime quien más iba a querer grabar eso. tú eres la única interesada en separarme de Lisa, sé que fuiste tú, que tú le hiciste llegar esta cinta a Lisa-
-¿acaso crees que soy tan estúpida como mandarle una cinta a Lisa?-
-a ti te creo capaz de todo-
-pues te equivocas esta vez, porque yo no tuve nada que ver con todo esto-
-claro que tienes que ver, todo esto es tú culpa- le grite desde el otro extremo de la sala
-¿mi culpa?- me contestó y camino hasta donde yo me encontraba -¿y tu crees que si yo hubiese aparecido sola en esa cinta tu esposa hubiese armado tal alboroto? Tú eres tan culpable de esto como yo-
-¿qué quieres decir?- dije mirándola a la cara con enojo
-que yo no te forcé a acostarte conmigo, tú lo hiciste porque querías, así que no te atrevas a culparme de todo-
-fuiste tú quien se tiro encima mío-
-¿y me rechazaste alguna vez?, estabas tan loco por mi como yo por ti, así que no vengas a hacerte la víctima conmigo, yo también te conozco y a mi no me engañas-
-escuchame una cosa, lo que paso esa vez fue un error y yo jamás dejaría a Lisa por ti, tú jamas lograrías compárate con ella- dije tomándola del brazo nuevamente
-y no intento compararme con ella, si la engañaste conmigo es porque algo no te esta dando ella que yo si te doy, porque ella no es tan mujer como yo lo soy-
-no te atrevas a ofender a Lisa, tú no eres ni la mitad de mujer que es Lisa, jamás llegarías a serlo-
-aún así la engañaste y tarde o temprano se iba a dar cuenta o crees que nunca noto que estabas loco por mi-
-escuchame bien si Lisa se va de mi lado por tu culpa yo...- dije levantando mi mano
-¿tú que?- me contestó ella desafinaste, hice un esfuerzo sobre humano para contenerme y no zamarrearla nuevamente, estaba furioso -me las vas a pagar, yo mismo me encargare de hacer miserable cada uno de tus días-
-no te tengo miedo-
-no voy a seguir perdiendo el tiempo contigo- dije, solté a Graham y comencé a caminar hasta la puerta -no te quiero volver a ver cerca de los cuarteles generales-
-seras tú quien vuelva a buscarme-
-¿y porque volvería a buscarte? Tú jamás has significado algo para mi- dije y cerré la puerta de un portazo, me subí al automóvil y me dirigí a toda velocidad a casa, necesitaba hablar con Lisa, necesitaba encontrarla.
Llegue después de conducir cerca de una hora, durante el trayecto llame al comando central para preguntar donde se encontraba Lisa, pero no sabían, me dijeron que había abandonado el comando central después de la reunión, lo que me hizo pesar que la encontraría en la casa. Entré a la casa corriendo, pero no encontré a nadie, la casa estaba completamente a oscuras, llamé a Lisa en voz alta pero nadie me contestó, corrí hasta nuestra habitación y entonces noté los closet abiertos, me que quede congelado, el peor escenario que me había imaginado mientras viajaba hasta la casa se estaba haciendo realidad.
Mire en los closet, pero casi no había ropa de Lisa, luego entre al baño y todos sus útiles de aseo personal habían desaparecido, busque por toda la casa y no encontré nigua de las pertenencias queridas de Lisa, no estaba la foto con Roy en el Fokker, no estaban sus condecoraciones del sdf-1, hasta faltaban algunos libros de nuestra biblioteca. No quedaba nada que ella quisiera, nada y ni si quiera me había dejado una nota, simplemente se había ido. Me deje caer en el piso de la sala a oscuras en la casa, me tome la cabeza entre las manos y mire de reojo la foto de nuestro matrimonio que estaba sobre la chimenea. ¿qué iba a hacer ahora sin ella?, ¿por qué no había dejado algo para mi? Aunque fuese una carta insultándome y diciéndome que me odiaba. Pero solo se había ido, se había llevado todo lo que ella amaba de la casa, pero ninguna de las cosas que amaba de los dos.
Me apreté con fuerza los párpados con la palma de las manos, tratando de sacar de mi cabeza los pensamientos cargados de angustia y desesperación, tratando de evitar las lagrimas que habían comenzado a caer. Lagrimas de rabia contra mi mismo por ser tan estúpido de involucrarme con una mujer que no valía nada y perder por la misma estupidez a la mujer que significaba todo para mi. Lagrimas de desesperación porque mientras más pensaba mas me percataba de que esta vez probablemente había perdido a Lisa para siempre y sin ella, no me quedaba nada, estaba completamente solo.

Lisa
Conduje durante largo rato y de pronto me encontré de pronto en un lugar que me era familiar, descendí del vehículo y baje una de mis maletas. Toqué el timbre sin darme tiempo de pensar en lo que hacía, pues si me ponía a pensar estaba segura de que saldría corriendo
-Diga- dijo la voz de un hombre y luego abrió la puerta -Lisa ¿qué haces aquí? ¿Y con esas maletas?-
-no tenía adonde más ir- dije y la voz se me quebró -Max, lo siento no es mi intensión causar pro...- decía pero no pude continuar y rompí a llorar nuevamente
-Lisa- dijo Max y me abrazó temerosamente, para luego guiarme dentro de la casa y tomar mi maleta
-yo ...- comencé a decir pero Max me interrumpió
-no tienes nada que explicarme Lisa- dijo Max y me guió hasta un sillón -siéntate y te traeré un té para que te calmes-
Yo solo asentí y Max se quedó allí sentado unos minutos más con su mano puesta en mi espalda para consolarme. Finalmente se puso de pié y cuando regresaba la puerta de la casa se abrió y tras ella apreció Miriya
-Lisa ¿qué haces aquí tan tarde?- dijo Miriya cuando entró y se quedo paralizada cuando me vio -¿qué paso Lisa?- me preguntó Miriya arrodillándose frente a mí, con notoria preocupación en su voz
-Mir, porqué no dejas que Lisa se tomé un té para que se calme y luego nos explique que sucedió- dijo Max y Miriya solo lo miro y se sentó a mi lado
-esta bien Max, ya me siento mejor- dije y tomé el tazón de té entre mis manos y di un profundo suspiro -tuve una pelea con Rick y me fui de la casa- dije con una voz neutral
-¿te fuiste de la casa?- me preguntó Max sorprendido
-¿qué hizo ahora Rick?- me preguntó Miriya un poco molesta
-tuvo una aventura con Gra..- dije pero la garganta se me apretó y no pude continuar
-con esa..- dijo Miriya y apretó los dientes y luego masculló algo en zentraedi que no pude comprender
-¿estas segura?- me preguntó Max y se acercó a mi y tomo una de mis manos
-lo vi con mis propios ojos Max- dije con la mirada perdida en el suelo
-Lisa, yo...- dijo Max y dio una pausa y apretó mi mano con más fuerzas -no sé que decirte Lisa, yo.... puedes contar conmigo para lo que desees-
-gracias Max- dije depositando mi mano libre sobre la mano de Max
-y conmigo también Lisa, siempre podrás contar conmigo- dijo Miriya y puso sus manos sobre las mías y las de Max
-gracias, yo .... me sentía tan sola ... no tenía a donde ir- dije y las lagrimas se agolparon nuevamente en mis ojos
-Max, porque no nos dejas solas unos momentos- dijo Miriya y me abrazó suavemente
-claro- dijo Max y se puso de pié cuando llego al marco de la puerta agregó -si me necesitan estaré en la biblioteca-
Yo abracé a Miriya también y luego de llorar por unos segundos volví a mirar a Miriya a los ojos
-me siento tan cansada Mir, siento que me voy a desplomar de un momento yo... Rick me rompió el corazón- dije finalmente en medio de un sollozo
-¿pero que fue lo que sucedió?-
-yo, vi los videos de las cámaras de vigilancia de la sala de juntas y Rick- dije y di un suspiro - Rick se acostó allí con ella-
-¿allí?- dijo Miriya casi espantada
Solo asentí, no podía hacer nada más, el dolor y la rabia se mezclaban en mi
-desgraciado- dijo Miriya y se comenzó a pasear de un lado a otro en la sala, para finalmente sentarse a mi lado y poner sus manos sobre mis hombros delicadamente -¿cuándo te enteraste?- me pregunto ahora más serena
-hoy- dije y sequé las lagrimas que habían comenzado a caer sobre mis mejillas -todo paso hace más de tres días y Rick me engaño durante todo este tiempo, me mintió descaradamente-
-Lisa- dijo Miriya y me abrazó y yo volví a llorar, mientras recordaba lo descaradamente que Rick me había mentido, mientras recordaba que me había jurado mirándome a los ojos que jamás se fijaría en Graham, justo después de haberse acostado con ella
-yo... no puedo seguir viviendo con él, no puedo ni siquiera verlo, me .... me duele demasiado-
-puedes quedarte aquí, puedes quedarte aquí todo el tiempo que quieras- dijo Miriya y me miro a los ojos y sus ojos estaban llenos de lagrimas también
-pero es que no quiero ser ninguna molestia-
-Lisa no seas tonta, no eres ninguna molestia, para Max y para mi tú eres nuestra mejor amiga, eres parte de la familia- dijo Miriya y me tomo las manos -es todo un honor para nosotros que te quedes aquí-
-Mir, yo.... no sé como agradecerte- dije en medio de sollozos
-no tienes nada que agradecer Lisa, eso es lo que las amigas hacen ¿no es cierto?-
Yo asentí y la abrace con fuerza, nos quedamos allí abrazadas un largo rato, hasta que finalmente sentimos un golpe en la puerta de entrada a la Sala y Max asomo su cabeza
-¿puedo pasar ahora?-
-claro- dije con una leve sonrisa, una sonrisa triste
-Lisa se va a quedar aquí por un tiempo- dijo Miriya secando sus lagrimas
-claro que si, puede quedarse en la habitación de Dana- dijo Max
-oh no, no podría- dije
-claro que si, te quedaras allí- dijo Miriya y se puso de pie y me tomo de las manos haciendo que yo me pusiera de pié también -ven te llevare a tu habitación-
-y yo llevaré tu maleta- dijo Max y tomo mi maleta
Me llevaron hasta la habitación de Dana y Miriya encendió las luces y cerro las cortinas -esta sera tu habitación y no te preocupes Dana no se enfadara, tú sabes que ella te adora-
-muchas gracias- dije sentándome temerosamente en la cama de Dana
-Lisa, por Dios, no tienes nada que agradecer, tu eres parte de la familia- dijo Max sentándose a mi lado después de dejar la maleta sobre una silla
-eso mismo le dije yo- dijo Mirya sentándose a mi otro lado
-ves Lisa, ahora ¿hay algo que necesites? ¿algo que quieras?- me preguntó Max
-ah.. yo- dije y di una pausa -deje una maleta en mi Jeep- dije
-pasame las llaves y yo iré a buscarla- dijo Max y se puso de pié y yo le pase las llaves
-y yo iré a prepararte otra taza de té caliente, creo que lo necesitas- dijo Miriya
-oh, no Mir, enserio no te preocupes- dije poniéndome de pie
-nada de no te preocupes, te preparé otra taza de té y eso es todo- dijo Mirya y salió de la habitación
Yo comencé a caminar por la habitación, observando las cosas de Dana y de pronto escuche la voz de Miriya
-escuchame una cosa Max, sé que Hunter es tu amigo pero por su bien que no se aparezca por aquí ¿me entiendes?-
-¿pero que fue lo que paso?- le preguntaba Max
-¿qué no te basta con que la halla engañado con esa perra?- dijo Miriya enojada
-no hablo de eso Mir, hablo de que te dijo Lisa-
-cosas de mujeres Max, pero solo te digo una cosa, si vuelvo a ver a Rick Hunter cerca de Lisa o cerca de mi casa olvidare que es mi superior, olvidare que es tu amigo y te juro que le voy a sacar los ojos y lo voy a- dijo Mirya y luego comenzó a decir cosas en zentraedi
-calmate Mir- dijo Max y dio una pausa -y no te preocupes yo mismo me encargare de mantener a Rick alejado de Lisa y de la casa-
-bien porque sino, te juro que él .... dolor Max, va a experimentar el dolor a manos de una guerra zentraedi- dijo Miriya y unos segundos después entro a mi habitación con una sonrisa en el rostro -aquí esta tú té- dijo Miriya y me paso un tazón
-gracias- dije sentándome nuevamente en la cama
-te pondré tú pijama a calentar, para que no pases frío- dijo Miriya y abrió mi maleta
-aquí esta la otra maleta- dijo Max entrando a la habitación. Yo me sentía tan adormecida, aún me sentía afiebrada por tanto llorar y el cariño de mis amigos me hacia sentir más tranquila
-gracias a los dos, yo ... escuche su conversación hace unos momentos y - tome aire, el nudo que se me había formado nuevamente en la garganta comenzaba a hacerse más fuerte y me costaba respirar
-no te preocupes Lisa, Rick no vendrá por acá, yo no lo dejare- dijo Miriya
-me duele tanto Mir, me lo quito todo- dije y las lagrimas comenzaron a caer nuevamente
-pero nos tienes a nosotros, tienes a Roy Lisa, no estas sola- dijo Max y puso una de sus manos en mi hombro derecho
-Roy- dije y trate de dejar de llorar -Roy no lo sabe y yo no quiero...-
-nosotros no le diremos nada Lisa, pierde cuidado- dijo Max
-¿cómo pudo hacerme esto? ¿Qué le hice yo? ¿En qué le falle?- dije y me tape el rostro con las manos
-Lisa tú...- dijo Miriya pero se quedo callada y solo me abrazó
-Lisa tú no tienes la culpa de nada- dijo Max y me acarició suavemente el cabello
-nunca me amo Max, en todos estos años Rick jamas estuvo enamorado de mi-
-no digas eso Lisa- dijo Max suavemente
-si me amara no me estaría haciendo esto, no ...- no pude continuar el llanto no me permitía seguir hablando. Miriya estrecho un poco más el abrazo y Max se sentó a mi lado
-Lisa ya no pienses más ello si- dijo Max suavemente
-preferiria haber muerto, preferiría morir y así no sentir este dolor- dije
-ni lo pienses Lisa, por favor no hables así- dijo Mirya mirnadome a los ojos
-Lisa- dijo Max y me tomó una de mis manos y me hizo mirarlo a los ojos -no puedo imaginarme por lo que estas pasando, pero por favor no hagas ninguna locura, nosotros estamos aquí para ayudarte en todo lo que podamos, en todo lo que tu quieras, pero prometeme que no vas a volver a pensar así- dijo Max y sus ojos se llenaron de lagrimas
-trataré Max, pero es que duele tanto-
-pero nosotros estamos aquí, siempre estaremos aquí- dijo Miriya
-yo no sé que decir- dije y abracé a Miriya y luego a Max
Nos quedamos allí en la habitación largo rato, los tres sentados en la cama de Dana, finalmente Max se puso de pié, me dio un beso en la frente y se despidió.
Miriya se quedo un rato más, me paso mí pijamas y abrió la cama, cuando salí del baño ella aún estaba allí, me abrazó fuertemente, se aseguro que me acostara y estuviese bien arropada y finalmente dejo la habitación y apago la luz.
Y ahí me quede yo, abraza a la almohada, sin poder llorar, con un dolor tan profundo en el pecho que pensé que me moriría, que el corazón simplemente se me detendría porque ya no tenía nada porque latir y espere a quedarme dormida y despertar y darme cuenta que todo había sido sueño, rogándole a Dios que despertara y todo fuera un sueño, una pesadilla. Pero en el fondo de mi mente y mi corazón sabía que no era así, que todo era cierto, que Rick me había cambiado, que nunca me había amado, que toda mi vida había sido una ilusión, mi ilusión y que ahora la verdad me hería y me provocaba un dolor que jamas había sentido, un dolor tan intenso........... ¿qué fue lo que hice mal Rick? ¿en que te fallé?.

RICK
Estaba sentado en un sillón, con todas las luces de la casa apagadas, con mis mandíbulas apretadas y los puños cerrados. Había bebido ya cerca de media botella de wisky y ni si quiera el alcohol era capaz de borrar la ira, la rabia que sentía contra mi mismo, me odiaba y odiaba a Graham por sobre todas las cosas. Pero sus palabras resonaban en mi, después de todo ella tenía razón, ella no me había forzado a nada, había sido yo quien había caído en sus brazos, quien había buscado sus besos y caricias.
Y como me arrepentía ahora por ello, como me arrepentía por haber traicionado a Lisa, por ser el causante de su dolor. Porque no era capaz ni si quiera de imaginarme el dolor por el que Lisa estaba pasando, si a mí me dolía el hecho de ya no estuviese a mi lado y la sola idea de perderla me causaba un nudo en la garganta, no podía ni pensar en lo que estaba pasándole a Lisa, en lo que había sentido cuando había visto esas imágenes, las imágenes mías y de Graham teniendo relaciones en la sala de juntas. ¿pero como había sido capaz de llegar tan lejos?.
Me odiaba y me sentía tan impotente, pensaba y pensaba en como mitigar el dolor de Lisa, en como volver el tiempo atrás y no cometer los errores que había cometido, pero no había nada que pudiese hacer, solo la impotencia se quedaba conmigo. Estaba tan furioso, que lo único que pude hacer fue tomar el vaso que estaba a mi lado y que contenía un poco de licor y aventarlo contra la muralla opuesta a mi.
-Maldición- grite mientras el vaso se estrellaba contra la muralla y se rompía en mil pedazos
¿Qué había en ella que valiera la pena para engañar a Lisa? Me preguntaba y no encontraba ninguna respuesta, no había nada en esa mujer que se comparara a las cualidades que tenía Lisa, absolutamente nada. Esa mujer no valía nada y Lisa lo valía todo en mi vida, ella era lo que me hacia seguir en esta pelea día a día, pero yo no había sido capaz de valorar todo lo que ella significaba en mi vida y me había dejado tentar por la bella figura de una mujer, que era solo eso un bonito cuerpo y nada más, al contrario de Lisa que era tantas cosas mas que un bonito cuerpo.
Me sentía tan pequeño, tan desgraciado, tan poca cosa. Me volví a dejar caer sobre el sillón y toda mi rabia e impotencia se transformaron en lagrimas, era la culpa por otro lado lo que invadía. Yo era el único culpable de lo que estaba sucediendo, yo era el único culpable del dolor de Lisa y sabía perfectamente bien que ella no me perdonaría jamás por lo sucedido y como podría hacerlo después de ver esas imágenes, le había hecho lo peor que podría hacerle y si ni si quiera yo era capaz de perdonarme ¿cómo podía pedirle a ella que me perdonara?
Finalmente me abracé a mi mismo, la casa estaba tan fría, tan oscura, se sentía tan siniestra y vacía, yo tenía frío, tenia miedo y tristeza, me había quedado solo y era mi culpa.

Continuara...


Mar May 18, 2010 8:34 pm
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 1 mensaje ] 

No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro